SALMOREJO CON ANCHODINA Y PEPINO ENCURTIDO CON TOQUES DE HIERBABUENA

IMG_20181107_072620_082

Hay veces en la vida que tu cuerpo está en un lugar y tu alma en otro. Querer, estar, añorar, sentir. Retroceder en el tiempo, correr, correr, correr y correr, para posiblemente llegar.

Hay veces que la confusión te hace divagar y para matar las penas hoy os traigo este plato acordándome de los tomates morunos de Socuéllamos, de sus pepinos de la huerta y como no, de las anchodinas de Kiele. Todo ello conforma este salmorejo con anchodina y pepino encurtido con toques de hierbabuena que resulta sensacional.

Ya véis hoy toca ….. añoranza.

HISTORIA:

La historia del salmorejo como preparación culinaria, se remonta a los primeros instantes de la humanidad en los que se trituraban los ingredientes en un par de piedras. Esta forma primitiva de cocinado por trituración mecánica era muy popular y se aplicaba a un gran número de alimentos. En los inicios, estos salmorejos no llevaban tomate por lo que se llamaban salmorejos blancos. El salmorejo tiene dos hitos importantes en su historia: primero la incorporación del tomate que le proporciona ese color característico rojo y segundo la aparición de la electricidad en los procesos culinarios con la incorporacón de la batidora para la realización del mismo. Ambos ocurrieron en un periodo de tiempo inferior a un siglo.

INGREDIENTES:

  • 1 kg de tomates maduros tipo pera.
  • 150 g de pan de corteza blanca y fina.
  • 1/4 o 1/2 diente de ajo sin gérmen.
  • 100 ml de aceite de oliva vírgen extra suave.
  • 1/2 taza de agua (opcional).
  • 4 anchodinas (sardinas en salmuera limpias y en aceite).
  • 4 láminas de pepino encurtido en vinagre.
  • 1 cucharadita de confitura de oliva negra.
  • aceite de oliva aromatizado con hierbabuena.
  • sal.

PREPARACIÓN:

Se lavan los tomates, se cortan en trocitos, les quitamos la parte del rabito y se trituran en el robot junto con el pan, el agua, el ajo y la sal. Se pasa por un colador chino a un vaso de turmix y se va emulsionando poco a poco con el aceite de oliva.

Se pone el salmorejo en unos platos hondos, como si fuera una crema, preparado para decorar: se coloca cada anchodina en una lámina de pepino y se cortan en cuatro trozos con un cuchillo bien afilado y todo ello encima del salmorejo. Se ponen unos puntitos de confitura de oliva negra y finalmente, con una pipeta, se decora con unas gotas de aceite de hierbabuena.

SALMOREJO IMPECABLE:

Los tomates deben ser de alta calidad. El pan dará textura y suavizará el tomate, también lo espesará un poco. Hay que utilizar un pan con mucha miga, si es del día anterior mucho mejor. Es muy importante que el aceite sea de oliva vírgen extra ya que es el ingrediente que va a dar más sabor. Con el ajo, ir siempre de menos a más. Tenéis que probarlo hasta conseguir el sabor que se pretenda.

Con estas indicaciones obtendréis un salmorejo sensacional. Espero que os guste !!!!!

cof

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s