Entrantes y aperitivos, Panes, RECETAS

PANECILLOS DE CEBOLLA

Hoy os traigo unos panecillos de cebolla. Me encanta trabajar la masa y la levadura. Se nota ¿verdad?

La cebolla les da un aroma y sabor espectacular a estos panecillos. Están deliciosos y a mí, personalmente, me gustan calentitos.

INGREDIENTES:

  • 125 g de harina de fuerza
  • 125 g de harina floja
  • 100 g de cebolla
  • 15 g de mantequilla
  • 5 g de sal
  • 115 ml de agua
  • 12 g de levadura fresca
  • Nata líquida
  • Semillas de chía
  • Queso manchego rallado

ELABORACIÓN:

Cortar y picar la cebolla finamente. Pochar con la mantequilla sin que se dore.

Una vez esté fría la cebolla, amasar todos los ingredientes mezclándolos con un robot de cocina o dándoles forma de volcán si se hace a mano.

Amasar durante 5 minutos o hasta obtener una masa elástica que se despegue de las paredes del robot o de la superficie sobre la que estemos amasando. Dejar reposar durante 10 minutos. 

Dividir la masa en porciones, darles forma redondeada y achatar un poco. Humedecer con agua y dejar fermentar durante media hora. 

Precalentar el horno a 180º C.

Pincelar cada panecillo con la nata líquida y espolvorear queso rallado manchego y semillas de chía por encima. Cocer hasta que se dore. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las porciones. Por ejemplo, para una pieza de 50 g necesitaremos 20 minutos de cocción.

Ya sólo queda disfrutar de estos deliciosos panecillos.

Panes, RECETAS

PAN DE LECHE CASERO

Hoy os traigo una receta que hará que comience una historia de amor con el pan casero en todas sus variedades.

IMG_20200525_085516_464

En este caso se trata de una receta sencilla, sin masa madre y con un amasado corto pero con un resultado increíble.

Este pan de leche casero es perfecto para bocadillos, canapés y tostadas. Tener en cuenta que es igual de delicioso tanto si combinamos con ingredientes dulces como salados.

La miga que tiene también es caso aparte porque además de densa es esponjosa, sin agujeros y con corteza suave. Un pan casero de molde que estoy segura no va a durar mucho en vuestra panera.

Este tipo de pan es de conservación más larga que el pan común por su mayor contenido en grasa. Grasa que aportan la leche y la mantequilla.

INGREDIENTES:

  • 350 ml de leche.
  • 250 g de harina de repostería.
  • 250 g de harina de fuerza.
  • 25 g de mantequilla.
  • 20 g de miel.
  • 7 g de sal.
  • 5 g de levadura seca de panadería.
  • 5 ml de aceite de oliva virgen extra.

ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos la leche, ligeramente templada, con la levadura y la miel.

Añadimos las harinas, previamente tamizadas, y la sal. Unimos hasta formar una masa ligera y pegajosa. Echamos por encima la mantequilla y vamos incorporándola a la masa con las manos. Dejamos reposar la masa en el bol. tapada con un paño durante 10 minutos.

Se unta con aceite la mesa donde vamos a trabajar. Volcamos y amasamos 10 segundos formando una bola.

Untamos un bol con aceite. Colocamos la masa dentro, tapamos con un paño y dejamos reposar durante otros 10 minutos. Repetimos dos veces más el amasado de 10 segundos.

Dejamos reposar durante 10 minutos entre amasado y amasado.

En total hacemos esta operación 3 veces, dejando reposar durante 30 minutos después de la última vez.

Engrasamos un «molde de cake» de 30 cm de largo.

Ponemos un rectángulo de papel sulfurizado en el fondo del molde. Dividimos la masa en dos bolas iguales y las colocamos en el  molde. Tapamos y dejamos en reposo hasta que doble su tamaño.

Precalentamos el horno a 240º con calor arriba y abajo.

Pincelamos el pan con crema de leche y mantequilla. Espolvoreamos de semillas de sésamo.

Horneamos a 240º durante 15 minutos. Bajamos la temperatura del horno a 180º y cocemos durante 25 minutos más. Vigilar el tiempo porque cada horno es distinto. Si veis que se dora demasiado lo podéis cubrir con papel de plata.

Desmoldar sobre una rejilla y dejar que se enfríe completamente.

Panes, RECETAS

ROSCA DE PAN RÚSTICO

Hornear pan tiene ese sentido de lo casero, de nostalgia. Por muy bueno que sea el pan que compramos en la mejor panadería, no hay nada como la satisfacción que causa ver salir del horno la obra de tus manos.

dav

Con esta receta de «rosca de pan rústico» vamos a conseguir realizar un delicioso pan de acabado rústico muy sabroso, con una corteza gruesa  y crujiente, y una miga alveolada pero consistente.

En lugar de la rosca, también podéis, con las mismas cantidades que se indican, hacer dos barras anchas.

INGREDIENTES:

  • 500 g de harina, la que tengáis (yo lo hice con harina panadera).
  • 300 g de agua -puede necesitar hasta 320 g-.
  • 10 g de levadura fresca ó 3,3 g de levadura seca de panadero.
  • 10 g de sal.

ELABORACIÓN:

Poner todos los ingredientes en un cuenco, mezclar con las manos y dejar reposar media hora cubriendo con un paño.

Derramar un poco de harina en la encimera y amasar haciendo una bola.

Poner aceite en un cuenco limpio, depositar la masa en él y volverla a tapar. Dejarla reposar durante una hora.

Colocar la masa en la encimera, cortarla en 8 piezas de unos 100 g cada una. Formar 8 bolas.

Sobre papel de hornear, colocamos las bolas una al lado de la otra formando una corona. No ponerlas muy juntas ya que tienen que poder crecer un poco. Yo me ayudo de un aro grande de emplatar. Si no tenéis, podéis hacerlo a ojo.

Dejar reposar unos 45 minutos tapada con un paño.

Precalentar el horno sin aire a 250º con una bandeja ya colocada dentro y con calor arriba y abajo.

Justo antes de meter la corona en el horno, hacer un pequeño corte en forma de luna a cada una de las 8 piezas por igual, con un cúter o una cuchilla, en un borde o donde mejor os parezca.

Trasladar el pan con el papel de horno, a la bandeja de horno con cuidado de no quemarse. Hornear durante 5 minutos a 250º, bajar a 220º y mantenerlo durante 35 minutos aproximadamente a esa temperatura.

Dejar enfriar y ¡¡¡ listo para comer !!!.

Panes, RECETAS

PAN BURGUER

¡¡¡Hamburguesa!!! Sólo pronunciar la palabra y ya nos imaginamos infinidad de combinaciones de colores y sabores a cuales más vistosos y ricos.

La palabra proviene de la ciudad de Hamburgo, en Alemania, el puerto más grande de Europa en aquella época…… alguien colocó un trozo de carne, se cree que carne de cerdo troceada, entre dos rebanadas de pan, denominándola hamburguesa. Y así, a través del puerto cruzó el Atlántico donde se hizo realmente famosa.

Screenshot_20200417_215759

Pero centrémonos en el pan. El pan es un elemento clave de la hamburguesa. Partió de la idea de poder pedir un producto que permitía llevártelo consigo y no tener que comerlo obligatoriamente en el establecimiento.

Primero fueron dos rebanadas de pan convencionales, luego dos rebanadas tipo pan de molde o sandwinch. El pan con sésamo, tal y como lo conocemos hoy día, fue implantado en las hamburguesas por un alemán a principios del siglo XX.

El pan americano con semillas de sésamo es el más extendido y comercializado en todos los países del mundo. Tiene una forma redonda y una miga delicada, que se deshace en la boca sin ninguna dificultad. En la corteza encontramos pequeñas semillas de sésamo, que adornan el plato y le dan una estética y sabor especial.

INGREDIENTES:

  • 325 g de harina de panadero.
  • 155 ml de leche entera ligeramente tibia.
  • 5 g de levadura fresca.
  • 1 huevo mediano.
  • 10 g de azúcar.
  • 5 g de sal
  • 15 ml de aceite de oliva.
  • 1 huevo para pintar.
  • Semillas de sésamo sin tostar.

ELABORACIÓN:

Mezclar en un bol la harina, la sal y el azúcar. Añadir la levadura, la leche y remover. Agregar el huevo batido. Mezclar.

Seguidamente añadir el aceite y amasar hasta obtener una masa lisa y elástica.

Engrasar las manos y formar una bola. Cubrir con un paño y dejar reposar durante 15 minutos.

Trocear la masa en 8 partes iguales de unos 70 g aproximadamente cada una. Damos forma de panecillo y dejamos fermentar durante 40 minutos.

Precalentar el horno a 200º.

Pintamos con huevo y un pelín de nata batida. Decoramos los bollitos con sésamo.

Hornear durante 15 minutos con calor arriba y abajo sin aire.

Cuando estén dorados, sacamos y enfriamos sobre una rejilla.

Y ya están listos para rellenar con lo que más os guste.

Desayuno, Internacional, Merienda, Panes, RECETAS

ROSCOS AL HORNO

A estos roscos al horno también se les llama «Roscos de Semana Santa». Este producto típico de La Cuaresma es la representación en dulce de la muerte de Jesucristo. De hecho el clavo, especia con la que se aromatiza, es para recordar los clavos que se utilizaron para fijarlo en la cruz.

Screenshot_20200411_003925

En cuanto a sus orígenes, los primeros primeros antecedentes hay que buscarlos en griegos y romanos que ya elaboraban dulces para celebrar la recolección de las cosechas.

Asimismo en la cultura judía también se observa esta costumbre.

INGREDIENTES:

  • 300 g de harina.
  • 40 g de aceite de oliva suave.
  • 170 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de anís molido.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • Una pizca de clavo molido.
  • La ralladura de un limón.
  • 20 g de miel.

ELABORACIÓN:

Mezclar el aceite de oliva y el azúcar, añadir los huevos y batir.

Añadir la harina de levadura, el anís, la canela y el clavo. Tamizar.

Incorporar la ralladura de limón y la miel. Amasar todo con un robot de cocina.

Echar la masa en una superficie lisa y previamente espolvoreada de harina. Hacer una bola. Poner una pizca de aceite en la superficie limpia y «bolear» un pelín más.

Dividir la masa en 16 bolas iguales. Con cada bola hacer una especie de churro dejando las puntas más delgadas para poder unir el rosco.

Colocar los anillos obtenidos en una bandeja de horno con papel sulfurizado dejando espacio entre ellos para permitir que crezcan sin juntarse. El calor hará que aumenten de tamaño.

Precalentar el horno a 180º.

Dejamos reposar los anillos hasta que el horno esté caliente. Los introducimos en el horno y los dejamos durante 15 minutos (dependerá de cada horno). Hay que estar vigilante hasta que estén ligeramente dorados. Si nos pasamos de cocción nos quedarán un poco duros.