TORTITAS DE CALABAZA CON COBERTURA DE CHOCOLATE

Estas tortitas de calabaza con cobertura de chocolate son una alternativa deliciosa y saludable para una merienda por ejemplo.

Un poco diferentes a los «pancakes» tradicionales, son ideales para introducir verduras en los postres. En este caso se han acompañado de cobertura de chocolate y frutos secos.

También se pueden hacer saladas. No hay más que prescindir del chocolate y presentarlas acompañadas de jamón y queso, por ejemplo.

En nuestro caso, la calabaza representa un gran aporte de fibra y agua y un bajo contenido en calorías.

Esta receta es muy fácil y rápida de elaborar por lo que no tienes excusa para no hacerla. Es ideal para una merienda con niños que devorarán las tortitas sin piedad.

INGREDIENTES

Tortitas:

  • 100 g de calabaza asada
  • 30 g de harina de almendras
  • 10 g de almidón de patata
  • 1 huevo tamaño «L»
  • Aceite de oliva virgen extra

Cobertura:

  • Chocolate negro para fundir
  • Pistachos
  • Almendras 
  • Frambuesas

ELABORACIÓN

Triturar todos los ingredientes de las tortitas. Guardar la masa en la nevera tapada con papel film.

Precalentar una sartén antiadherente o «crepera» a media temperatura. Engrasarla con aceite de oliva virgen extra ayudados por un pincel.

Una vez haya reposado 10 minutos en la nevera, añadir dos cucharadas de la masa y procurar que se haga una forma redonda. Esperar a que salgan una burbujitas y empiece a cuajar. Dar la vuelta con cuidado y dejar que se cuezan unos minutos más.

Continuar con el mismo proceso hasta que se acabe la masa. Dejar que se enfríen.

Fundir con cuidado el chocolate en el microondas y tirarlo por encima. Dejar que se enfríe y decorar con los frutos secos machacados a mortero y las frambuesas.

Otra opción es comerlas calientes o templadas.

 

HUMMUS DE GARBANZO Y ALMENDRA CON PIMENTÓN AHUMADO

Sin duda ésta es una de las mejores recetas de Hummus que he probado. No sólo es rápida y fácil, también es deliciosa y super saludable. Y te aseguro que una vez que la hagas, no la volverás a comprar hecha.

La verdad es que me encanta el hummus, no sólo como entrante, sino también como acompañamiento de otros platos. Es el compañero perfecto y equilibrado.

El hummus es una receta clásica del Medio Oriente y del Mediterráneo, hecho principalmente de garbanzos, thahini, limón y sal.

Hoy en día puedes encontrar hummus ya preparado de cualquier legumbre, pero nada que ver con el que podemos hacer en casa.

Todos sus ingredientes son muy básicos y solemos tenerlos en nuestra despensa, así que no hay excusa.

 

INGREDIENTES

  • 200 g de garbanzos cocidos
  • 60 g de almendras tostadas con aroma a pimentón ahumado
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • Agua mineral para aligerar la crema
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de salsa tahini
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de un limón
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Escurrir los garbanzos. Si son en conserva pasar por agua primero. Quitar el germen al diente de ajo. 

Poner todos los ingredientes excepto el agua en un robot de cocina o procesador de alimentos y triturar a máxima potencia. Dejar reposar unos segundos y volver a triturar hasta conseguir una crema homogénea y densa. Echar un poco de agua y volver a triturar. Si es necesario añadir un poco más de agua ( cuidado de no pasarse con el agua, podría quedar demasiado ligera).

Adornar con almendras machacadas y pimentón.

Acabar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Servir en un cuenco y acompañar de pan de pita.

LUBINA CON CREMA DE COLIFLOR Y FALSO CUSCÚS DE MENTA Y PISTACHOS

Este plato de lubina es ideal para disfrutar del sabor, la calidad y la textura del Atlántico.

La lubina que, gracias a Aquanaria, elaboraremos en esta ocasión es de una calidad indescriptible, con una carne firme y una grasa infiltrada libre de contaminantes. Ha sido cuidada durante cuatro años en el Océano Atlántico teniendo en cuenta su alimentación y protegiéndola de depredadores.

Esta receta es cardiosaludable y, además, admite variantes que hacen que incluso con el mismo producto principal puedas tener elaboraciones muy distintas y variadas.

INGREDIENTES:

  • 2 lomos de lubina Aquanaria.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (30 ml).
  • ½ coliflor (300 g).
  • ½ vaso pequeño de leche entera (50 ml).
  • Sal y pimienta.
  • Nuez moscada.
  • 1 puñado de pistachos (40 g).
  • 1 ramillete de menta.
  • Unas gotas de zumo de limón.
  • 1 vaso de cuscús de coliflor o falso cuscús (200 g).
  • Aceite de oliva con aroma de ajo negro.
  • Pistachos y hierbabuena para decorar.
  • Tierra de ajo negro (opcional).

ELABORACIONES:

Falso cuscús de coliflor

Coger 150 g de coliflor. Retirar el tronco central dejando sólo las flores. Lavar con agua fría y escurrir. Reservar el tronco para la crema.

Triturar con un rallador o con un robot de cocina. Debe quedar una textura parecida a la sémola del cuscús o a los granos de arroz.

Ponemos a hervir en una olla, que disponga de accesorio para cocinar al vapor, con unos centímetros de agua en su fondo. Colocar el cuscús sobre la rejilla de la vaporera con una gasa encima para que absorba el exceso de vapor. Salpimentar, echar unas gotas de zumo de limón, tapar y cocer al vapor durante 5 minutos.

Levantar la gasa por las cuatro puntas para no quemaros. Volcar el cuscús en un cuenco y reservar.

Pelar los pistachos y quitar la piel exterior. Machacar con un mortero (sin que queden muy machacados) para conseguir una textura crujiente.

Lavar la menta o hierbabuena y secar ligeramente con papel de cocina (desechar las ramas). Picarla bien.

Reservar en un bol.

Poner en una sartén antiadherente un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente echar el falso cuscús de coliflor reservado y darle sólo vuelta y vuelta para que quede “al dente”.

Mezclar el falso cuscús con los pistachos y la menta picada. Probar por si hay que rectificar y reservar.

Crema de coliflor

En un cazo, cocer 150 g más de coliflor en abundante agua con un poco de sal hasta que esté bien tierna.

Sacar la coliflor del cazo y triturarla bien en batidora potente o robot de cocina. Añadir un poco de agua de cocción y la leche entera. Seguir triturando hasta conseguir la textura deseada. Si es necesario añadir un poco más de agua de cocción hasta que quede una crema fina.

Rectificar de sal y pimienta. Añadir un chorrito de aceite de oliva y la nuez moscada. Reservar.

Lubina

Cocinar los lomos de lubina a la plancha con un hilillo de aceite de oliva virgen extra -también se puede hacer al horno durante 10 minutos a 180ºC-. Previamente los habremos salpimentado.

PRESENTACIÓN:

Elegimos una bonita vajilla donde resalte nuestra lubina.

Extender una cucharada generosa de la crema de coliflor y aplastar un poco. En el hueco central colocar el falso cuscús. Añadir un chorrito de aceite de oliva con aroma de ajo negro y encima extender el lomo de lubina con la piel hacia arriba.

Adornar con la menta o hierbabuena, los pistachos y tierra de ajo negro.

TIMBAL DE BACALAO AJOARRIERO CON MANZANA A LA PLANCHA Y CAVIAR ALBINO

Con este plato he intentado hacer una fusión entre Oriente y Occidente, sobre todo en la búsqueda de los orígenes gastronómicos de mi tierra. Y es aquí cuando os preguntáis ¿Qué tiene que ver el caviar con La Mancha?. Pues no es que la relación sea muy estrecha pero existe.

Aquí tenéis un fragmento de un banquete campestre de Sancho, de «El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha» de Miguel de Cervantes. «….Todos traían alforzas, y todas, según pareció venían bien proveídas…. Pusieron así mismo un manjar negro que dicen que se llama cavial -caviar- y es hecho de huevos -huevas- de pescado, gran despertador de la corambre -sed-….»

Así que me he puesto manos a la cocina y os he preparado este ajoarriero suavizado con nata y miel, con base de manzana a la plancha, aroma de bacalao ahumado y coronado con Caviar Albino. Una combinación perfecta de sabor y textura, os lo aseguro.

El Caviar Albino es un regalo de la naturaleza, es muy escaso y raro. Sólo se dispone de 7-8 g a lo largo de todo un año. El Beluga Albino surge de la evolución natural debido a la falta de melamina en las huevas durante la fase de desarrollo del esturión.

Increíblemente delicioso y con un intenso sabor yodado. Dicen que durante el siglo XX fue el favorito del Shah de Irán y que nunca faltaba en su mesa, cuando encontraban dicha especio claro.

Gracias a Caviar Sos, la Casa del Caviar en España que dispone de la mejor selección de variedades de caviar en el mundo.

INGREDIENTES

  • 250 g de patatas (peso ya sin piel)
  • 250 g de bacalao desalado
  • 100 de bacalao ahumado
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 15 g de nata ligera
  • 15 g de miel
  • Sal y pimienta
  • Caldo de cocción del bacalao
  • 1 manzana «Red delicious»
  • Caviar Albino de Caviar Sos

ELABORACIÓN

Pelar las patatas. Cocer a fuego medio durante 25 minutos con un poco de sal y con las patatas justo cubiertas de agua. Sacar y reservar.

En el mismo cazo y sin cambiar el agua de cocción de las patatas, escaldar el bacalao durante 5 minutos. Sacarlo con una espumadera, quitarle la piel y las espinas si las tiene. Desmenuzar y reservar. Colar el caldo de cocción. Reservar también.

Pelar el diente de ajo y quitar el germen. Poner en una sartén un chorrito de aceite de oliva y una vez caliente, darle vuelta y vuelta al ajo, con fuego bajo para que no se dore demasiado.

Majar en el mortero el ajo frito, las patatas y el bacalao integrando los ingredientes en una pasta. Añadir un poco de caldo, la nata y la miel. Mezclar bien y salpimentar.

Cortar la manzana en rodajas finas con la piel utilizando una mandolina. Quitar el centro con descorazonador. Pincelar una plancha con aceite de oliva, echar las rodajas de manzana, dar vuelta y vuelta a cada una. Reservar.

EMPLATADO

Poner una base de manzana, distribuir el ajoarriero y colocar unos trocitos de bacalao ahumado sobre el timbal. Acabar con unos toques de Caviar Albino, un chorrito de aceite y miel.

PESTIÑOS

Hoy os traigo una receta dulce y antigua, con orígenes en mi tierra, La Mancha, pero con clara influencia andaluza.

Los pestiños son unos dulces típicos en Navidad y Semana Santa, son pura tradición y su receta ha pasado de madres a hijas. Estamos ante una mezcla de culturas ya que su historia es muy curiosa con influencia cristiana, judía y musulmana.

El pestiño es un dulce elaborado con una masa de harina, frito en aceite, regado con vino y anís y bañado en azúcar o miel. Ya en «El Quijote» se referían a ellos como «…estos pastelillos fritos…».

INGREDIENTES 

  • 65 g de aceite de oliva virgen extra
  • Ralladura de 1/2 limón
  • 65 ml de vino blanco
  • 15 ml de anís
  • 160 g de harina de trigo tamizada
  • Una pizca de sal
  • Azúcar de girasol para freír
  • Azúcar para el rebozado

ELABORACIÓN

Infusionar el aceite de oliva. Para ello ponerlo a calentar en un cazo. Una vez caliente, retirar del fuego y añadir la ralladura de limón.

Volcar en un bol. Añadir el vino blanco, el anís, la harina y la sal. Mezclar y amasar durante 5 minutos. Dejar descansar la masa y volver a amasar durante 5 minutos más. La masa quedará aceitosa por lo que tendrá apariencia elástica, no pegajosa.

Hacer una bola, cubrir con papel film y dejar reposar durante 30 minutos a temperatura ambiente. Extender la masa con rodillo y cortar unos cuadrados de 6×6 cm. Doblar las esquinas hacia adentro y pegarlas con los dedos añadiendo una gota de agua para ello.

Hacer los pestiños en una sartén no muy grande y con abundante aceite de girasol. Freír sin poner muchos pestiños a la vez. sacar de la sartén y colocar sobre papel absorbente.

Rebozar en azúcar y… a disfrutar.

 

ARROZ CON DUZ

Este arroz con duz es un postre muy antiguo y por supuesto manchego, concretamente de la provincia de Ciudad Real. «Duz» es uno de los vocablos que los lugareños utilizaban para definir algo dulce.

Este maravilloso arroz no lleva leche sino agua. Es probable que la causa fuera porque tradicionalmente en La Mancha el ganado era fundamentalmente cabras y ovejas pero no vacas, por lo que los postres con leche eran más bien escasos.

Hoy os dejo medidas pero eso me ha costado un montón. Esta receta es de mi abuela, luego de mi madre, de mis tías pero ninguna de ellas repararon en usar los gramos. Utilizaban las cucharadas, los vasos y los cazos como medidas. Una receta tradicional perdida y rescatada muy propia de la Semana Santa.

Como siempre os digo, estas recetas son humildes en cuanto a ingredientes pero sensacionales en cuanto a sabor. Parece ser que la canela y el azúcar que sobraba de hacer las torrijas se aprovechaban para decorar el plato. Definitivamente no se desperdiciaba nada.

Por último deciros que se sirve bien fresquito, en un gran plato hondo en el centro de la mesa. Cada comensal da cuenta de su ración comiendo todos del mismo plato.

INGREDIENTES

  • 1 corteza de limón
  • 1 palo de canela
  • 1 corteza de naranja
  • 60 g de aceite de oliva
  • 1/2 kg de arroz de grano redondo
  • 1,5 l de agua + lo que necesites
  • 1/2 kg de azúcar blanco
  • Canela en polvo

ELABORACIÓN

Poner a calentar el aceite sin que coja mucha temperatura. Aromatizar con las cortezas de naranja y limón.

Poner a hervir el agua y echarle el aceite frito aromatizado con los cítricos. Añadir uno o dos palos de canela. Dejar unos 3 minutos y retirar las cortezas y la canela (tienes la opción de dejarlos y de encontrártelos luego en el arroz).

Colocar en otro cazo el azúcar a caramelizar, sin mover el cazo para que no cristalice. Añadir con cuidado el agua aromatizada con el aceite de cítricos. Cuando el agua empiece a hervir y una vez se haya deshecho el caramelo, echar el arroz y remover para que no se pegue con el azúcar. Bajar el fuego. En este punto se puede añadir más agua para evitar que el arroz quede seco.

Cuando el arroz esté hecho (no «al dente»), aproximadamente después de 30 minutos, dejar reposar durante 1 minuto más o menos y volcar en platos o cuencos.

Espolvorear con canela y decorar con la piel cocida de los cítricos y el palo de canela.

Poner a enfriar en el frigorífico en los recipientes tapados con papel film.

 

PIZZA DE MOZZARELLA, CHERRYS Y TIERRA DE AJO NEGRO CON BASE DE ESPINACAS

Hoy vengo con una propuesta de pizza saludable con base de espinacas. Si estabas buscando una pizza baja en carbohidratos, aquí la tienes. Una pizza con sólo 1 g de carbohidratos por porción, y con mucha proteína y nutrientes.

pizza 2

Estas bases de pizza vegetales son ideales para una alimentación sana y no aburrida. Podemos rellenarlas con los ingredientes que más nos gusten: champiñones, berenjena, pimiento o incluso jamón, pavo o atún. Tú eliges.

Además, te sorprenderá su increíble sabor. En definitiva, no hay motivos ni excusas para dejar de comer una delicia como esta pizza de mozzarella, cherrys y tierra de ajo negro con base de espinacas. 

INGREDIENTES

Base:

  • 1 huevo tamaño L
  • 100 g de espinacas cocidas y escurridas
  • 20 g de cebolla rehogada
  • 15 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de sal
  • 40 g de harina de avena

Relleno:

  • 200 g de mozzarella
  • 4 tomates cherry
  • Una cucharada de tierra de ajo negro
  • Una pizca de orégano
  • Aceite de oliva virgen extra de ajo negro

ELABORACIÓN

Batir y mezclar todos los ingredientes de la base.

Extender en una bandeja con papel sulfurizado y darle forma de base de pizza. Hornear durante 15 minutos con el horno precalentado a 180º C.

Sacar del horno y extender la mozzarella, los cherrys y la tierra de ajo negro encima de la base, poner orégano y de nuevo introducir en el horno durante 10 minutos a 180º C.

Rociar con aceite de oliva aromatizado con ajo negro. Y a disfrutaaaar !!!

pizza 1

BIZCOCHO SALUDABLE DE ALMENDRAS Y COCO

Qué ganas tenía de comerme un buen bizcocho saludable y bajo en azúcares. Estoy cuidándome un pelín y qué mejor manera para endulzar mis momentos  de ansiedad sin remordimientos que este «bizcocho saludable de almendras y coco».

bizcocho 2

Si os gusta el coco no podéis dejar de probar este bizcocho, es ideal para un desayuno o una merienda. Eso sí, hay que tener en cuenta que lleva un pequeño porcentaje de avena así que no es libre al 100% en carbohidratos, pero sí tiene muy pequeña cantidad.

Unos simples cambios bastan para convertir las recetas más dulces en opciones aptas para cualquier dieta.

¿Queréis probarlo?

INGREDIENTES:

  • 65 g de harina de almendras
  • 25 g de harina de coco
  • 60 g de harina integral de avena
  • 8 g de levadura química
  • 50 g de aceite de coco o de oliva
  • 2 huevos L
  • 50 g de eritritol o  cualquier otro edulcorante
  • 50 ml de bebida de avena
  • 15 g de mousse o crema de Almendra
  • 30 g de coco rallado
  • 5 g de esencia de vainilla
  • Canela, una pizca de sal y nuez moscada
  • Para hidratarlo y decorarlo:
    – 50 ml de bebida de avena + 20 g de eritritiol y in chorrito de anís
    – 30 g de coco rallado

ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Batir los huevos bien con una pizca de sal, añadir el eritritiol y seguir batiendo. A continuación, echar el aceite y batir. Añadir la bebida de avena y el mouse de almendra. Cuando esté todo bien batido añadir la esencia de vainilla, la canela y la nuez moscada. Volver a batir e incorporar el coco rallado.

Integramos las harinas, primero la de avena, luego la de almendras y por último la de coco mezclada con la levadura.

Mezclar todos los ingredientes hasta formar una masa bien integrada. Dejamos reposar unos minutos.

Mientras tanto, embadurnamos de aceite un recipiente de plum cake en el que colocaremos un rectángulo de papel sulfurizado en su base.

Extendemos la mezcla y horneamos a 180º C, sólo con calor abajo, durante 40 minutos.

Enfriar a temperatura ambiente, desmoldar, hidratar con la mezcla de bebida de avena y eritritiol. Decorar con coco rallado.

bizcocho 1

ATASCABURRAS

El Atascaburras o Ajo mortero tiene una larga tradición en mi tierra y se consume principalmente cuando las temperaturas empiezan a bajar y los primeros copos de nieve aparecen. Es frecuente en la cultura gastronómica de algunos pueblos de Albacete, de la Serranía de Cuenca y de Toledo. 

Plato humilde y esencial para combatir el frío y el hambre para nuestra gente de campo.

El bacalao, uno de los ingredientes de este plato, es de los pocos pescados que antaño podían comer nuestros pastores, precisamente por estar en salazón y ser de fácil conservación.

Esta receta, como muchas otras, me han sido transmitidas por mi familia de gran tradición gastronómica ya que mi bisabuelo D. Maximiano Giménez González fue el fundador de La Posada de La Plaza. Una gran institución en la villa de Socuéllamos que durante los últimos años del s. XIX y hasta mediados de los años sesenta del s. XX fue, no sólo el mayor cobijo de los viajeros que arribaban  a la villa, sino también el centro de negocios y mercadeo de la localidad.

INGREDIENTES

  • 250 g de patatas (peso sin piel)
  • 150 g de bacalao desalado 
  • Un puñado de nueces
  • 1 huevo cocido tamaño L
  • 1 diente de ajo grandecito
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Caldo de cocción del bacalao

ELABORACIÓN

Pelar las patatas y cocer a fuego medio durante 20/25 minutos. Sacar y reservar.

En la mismo cazo y sin cambiar el agua de la cocción de las patatas, escaldar el bacalao durante 5 minutos. Sacarlo con una espumadera, quitarle la piel y alguna posible espina. Desmenuzar y reservar.

Colar y reservar también el caldo de la cocción.

Pelar el diente de ajo y quitar el germen, cortar en dos trozos. Poner en una sartén un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente darle vuelta y vuelta al diente de ajo a fuego bajo para que no se dore demasiado.

En un mortero grande majar el ajo hasta conseguir una pasta a la que se incorporarán las patatas.

Machacar un rato e incorporar el bacalao escaldado y desmigado, seguir machacando hasta conseguir que los tres ingredientes estén completamente integrados. 

Ahora es el momento de añadir un poco de caldo de cocción (a vuestro gusto, yo recomiendo echar muy poco y si es necesario más, ir añadiendo poco a poco)

Seguir  majando e ir incorporando el aceite de oliva y la sal (cuidado con la sal, ir probando).

Volcar en una cazuela de barro y decorar con nueces y huevo cocido.

A mí me gusta servirlo con un buen chorrito de aceite de oliva.

Y ya está listo para degustar con un buen trozo de pan de pueblo. También es una excelente guarnición.

PIZZA KETO DE CHAMPIÑONES CON BASE DE POLLO

Hoy os traigo esta deliciosa y sorprendente pizza «keto». Es una pizza cuya base está hecha con pollo y clara de huevo por lo que carece de harinas. Llevo tiempo investigando la dieta cetogénica (keto) y la verdad es que me parece muy interesante.

PIZZA KETO 2

Los que me conocéis ya sabéis que soy más de comer sano y variado que de hacer dietas, pero ya os digo que en casa hago muchas recetas «keto». Os quiero transmitir esta idea que me parece genial.

El principio básico de la dieta cetogénica también llamada «keto» es simple, privar al cuerpo de glúcidos. La energía se obtiene de las grasas a través de un estado denominado cetosis. Al hacer esta dieta los cuerpos cetónicos ayudan a eliminar grasa corporal con más facilidad por lo que también se baja de peso y el cuerpo está más predispuesto a ganar masa muscular.

Es una dieta que yo no recomiendo sin control médico pero sí podéis disfrutar  de sus deliciosas recetas.

¿Qué os parece? ¿Estáis dispuestos a probarlas?

INGREDIENTES:

  • 1 pechuga grande (200 g) de pollo.
  • 40 g de cebolla.
  • 2 claras de huevo.
  • 150 g de champiñones enteros.
  • Tomates cherry.
  • 250 g de mozzarella (1 bola).
  • 1 cucharadita de tierra de ajo negro.
  • Albahaca fresca (unas hojas).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Orégano.

ELABORACIÓN:

Poner en una bandeja de horno el pollo, la cebolla, los champiñones enteros, los tomates cherry enteros, un chorrito de aceite y sal.

Hornear a 200º C durante 10 minutos (dependerá del horno). Sacar del horno y dejar enfriar durante unos minutos.

Trocear el pollo y la cebolla ya horneados. En un robot de cocina o trituradora potente echar el pollo, la cebolla, las dos claras de huevo y rectificamos de sal y pimienta. Triturar a máxima potencia.

Poner papel sulfurizado en una bandeja. Volcar en el centro la pasta resultante del triturado, darle forma circular y aplastar con una espátula. Cuando tenga el grosor y la forma semejante a una pizza, meter en el horno previamente calentado a 200º C. Hornear durante 5 minutos a esta temperatura, bajar a 180 º C y hornear durante 15 minutos más. Comprobar que la masa tiene la suficiente consistencia.

Trocear la mozzarella y los champiñones. Extender por encima de la masa junto con los tomates. Espolvorear con orégano. Hornear a 180º C durante 10-15 minutos o hasta que veáis que está dorada la pizza. Sacar del horno, decorar con las hojas de albahaca y la tierra de ajo negro. Dejar enfriar durante 5 minutos y ya estará lista para servir.

PIZZA KETO 1