Carnes, Comida, Entrantes y aperitivos, Española, RECETAS, Tapas y pinchos

OREJA ESTOFADA A COCCIÓN LENTA

Esta receta es una adaptación de uno de los platos más tradicionales de la cocina de toda la vida: la oreja de cerdo. 

OREJA ESTOFADA 1

La oreja es una de las partes más sabrosas del cerdo. Además tiene una textura increíble.

Es una carne blanca que nos transporta a épocas pasadas. Aquellos tiempos en los que los sabores jugaban un papel muy importante en los menús del día a día.

INGREDIENTES

  • 2 orejas de cerdo.
  • 2 lonchas de bacon.
  • 1/2 cabeza de ajo.
  • 200 ml de vino blanco.
  • Pimienta.
  • Orégano.
  • Cayena.
  • 100 ml de crema de leche.

ELABORACIÓN

Ponemos las dos orejas de cerdo completamente limpias dentro del recipiente de cerámica de la olla lenta «slowpot». Le añadimos las dos lonchas de bacon, los ajos y el vino. Lo aliñamos todo incorporando pimienta, orégano y una cayena sin la simiente (no le echamos sal porque el bacon ya lleva y la cocción lenta potencia mucho el sabor). Tapar.

Programar durante 7 horas en cocción a baja temperatura. Destapar con cuidado y dejar enfriar.

Extendemos sobre la encimera una buena tira de papel film. Colocamos las dos orejas abiertas en el centro y sobre ellas el bacon. Envolvemos con el papel film como si fuera un caramelo gigante, girando el papel sobre sí mismo. Debe quedar un cilindro bien prieto. Guardar en el frigorífico.

Mientras, colar el jugo de la cocción en un cazo y añadirle la crema de leche. Reducir hasta que esté bien integrada la salsa. Una vez se haya enfriado, guardar en un bol cerrado.

Después de 2 horas mínimo en el frigorífico. Le quitamos el papel film al cilindro y cortamos la oreja en rodajas de medio centímetro. La pasamos por la plancha vuelta y vuelta. Colocamos con cuidado en un plato en el que la serviremos.

Calentar la salsa y echársela por encima. Terminar el plato con pimentón, perejil picado y aceite de oliva.

OREJA ESTOFADA 2

Cena, Comida, Española, Pescados, RECETAS, Segundos

BACALAO AL PIL PIL A MI MANERA

El bacalao al pil pil es una de las recetas más tradicionales de la cocina vasca.

Screenshot_20200624_232617

Este plato consiste en una salsa llamada pil pil que se consigue ligando al aceite donde hemos frito el bacalao. El bacalao al freírse suelta una gelatina que ayuda a ligar con el aceite creando una salsa deliciosa. Podemos usar bacalao fresco o bacalao en salazón desalado.

Los ingredientes del bacalao al pil pil son básicamente cuatro: el bacalao, el ajo, el aceite y la guindilla. En este caso yo le añado el pimentón consiguiendo este particular bacalao al pil pil a mi manera.

INGREDIENTES:

  • 4 lomos de bacalao en su punto de sal.
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • 6 dientes de ajo.
  • 2 guindillas.
  • Pimentón de La Vera.

PREPARACIÓN:

Ponemos en una cazuela bastante aceite de oliva virgen extra, «a más aceite más salsa», sofreímos los dientes de ajo laminados y las guindillas, retiramos y reservamos.

Bajamos el fuego y cocinamos los lomos de bacalao con la piel hacia abajo (pegándolos al fondo de la sartén) durante unos 12 minutos, a fuego muy suave ya que queremos que se «confite».

Movemos de vez en cuando la cazuela. Sacamos los lomos y reservamos.

Ponemos todo el aceite en una jarrita y lo vamos añadiendo a la cazuela con una mano, ya sin fuego y muy despacito. Con la otra mano cogemos un colador con el que vamos dando vueltas moviendo el aceite. De esta forma logramos emulsionar la gelatina que contiene el bacalao. Ésta no es la auténtica manera de hacer el pil pil pero es rápida y efectiva además de quedar delicioso y de dar una textura muy parecida.

Ya sólo nos queda servir los lomos de bacalao con el pil pil por encima. Adornamos con los ajos y las guindillas. Finalmente espolvoreamos con pimentón de La Vera.

Screenshot_20200624_232640

Comida, Española, Mariscos, RECETAS, Segundos

CALDERETA DE SEPIA

La caldereta de sepia es un plato marinero de lo más completo que, preparado con poco tiempo pero con cariño, resulta una verdadera delicia.

La llegada de la primavera no implica el dejar de comer guisos de invierno pero procuraremos que sean más ligeros sustituyendo la carne por pesado por ejemplo y añadiendo verduras de temporada.

Screenshot_20200320_165030.1Esta receta es una especie de «estofado». También podemos añadir, como variante,  almejas, mejillones y langostinos.

La importancia de comer pescado que nos aporta «omega-3» (grasa buena), mejora nuestro sistema inmunológico.

En definitiva, la caldereta de sepia es un plato que además de rico rico, es muy saludable.

INGREDIENTES

  • 500 g de sepia limpia y cortada
  • 250 g de guisantes
  • 4 chalotas
  • 4 cucharadas de tomate triturado
  • 4 ajos tiernos
  • 4 patatas medianas
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • Perejil
  • 3 cucharadas de ron
  • Aceite, sal y pimienta al gusto
  • Caldo de pescado para cubrirlo todo
  • 2 huevos duros de guarnición

PREPARACIÓN

Ponemos una cazuela con aceite de oliva, lo calentamos y hacemos un sofrito a fuego medio con cebolla. Cuando la cebolla esté transparente y un poco dorada, incorporamos los ajos tiernos y el pimiento rojo.

Dejamos pasar unos minutos y añadimos el tomate triturado, manteniendo el fuego no muy alto para que se vaya haciendo y echamos una cucharadita de azúcar.

Añadimos la sepia, damos unas vueltas y salpimentamos. Seguimos rehogando, rociamos con el ron y dejamos que se evapore.

Echamos las patatas cortadas (rotas para que se espese el caldo), lo cubrimos todo con el caldo de pescado y damos unas vueltas para que cojan más sabor.

Dejamos a fuego medio hasta que las patatas estén casi «al punto». Es el momento de echar los guisantes, el ajo y el perejil. Dejamos cinco minutos más y apagamos el fuego. Reposar.

Cocemos unos huevos duros y los servimos acompañando el plato.

Screenshot_20200320_201931.1

 

 

 

 

Española, Merienda, Postres, RECETAS, Semana Santa

TORRIJAS

¡¡Ah las torrijas!! Se dice que en la antigua Roma ya había constancia de este sencillo y humilde manjar pero tuvieron que pasar algunos siglos para que se popularizara.

Inicialmente fueron de vino que no era perecedero. A pesar que en algunos lugares todavía se hacen de vino, las más frecuentes son las de leche. Son energéticas y en la Cuaresma se comían por su efecto saciante como sustitutivo de la carne.

Screenshot_20200226_212554

Podemos incluirlas en la «cocina de aprovechamiento». Cada año se tiran a la basura millones de toneladas de pan, una triste cantidad de este producto que realmente podemos aprovechar para elaborar infinidad de recetas como por ejemplo estas maravillosas torrijas.

La verdad es que son pura delicia y tradición. ¿Quién puede resistirse a darles un buen bocado?

INGREDIENTES

Para las torrijas:

  • 1 barra grande (de 1/2 kilo) de pan del día anterior (puede ser pan especial para torrijas, pero no es imprescindible).
  • 1 litro de leche.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 2 ramas de canela.
  • 1 vaina de vainilla.
  • La piel de un limón.
  • 3 ó 4 huevos.
  • Aceite de girasol.

Para el rebozado:

  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 2 cucharadas de canela en polvo.

PREPARACIÓN

Cortar el pan en rebanadas gruesas. Batir los huevos y dejarlos apartados en un bol. Calentar la leche en un cazo con la piel de limón, la canela y el azúcar. Rascamos bien la vainilla y se la incorporamos junto con la piel a la mezcla. Infusionamos todo y dejamos atemperar.

Empapar bien las rebanadas de pan – a mí me gusta ir dejándolas en una rejilla para que suelten el exceso de leche -. Se pasan las rebanadas de pan húmedas por huevo batido. Calentamos el aceite y las vamos friendo con cuidado .

Las sacamos, las colocamos sobre un papel absorbente y seguidamente sobre un plato las rebozamos en una mezcla de canela y azúcar, y listas para comer.

¡¡A disfrutar de este delicioso manjar!!

ptr

Comida, Española, Legumbres, RECETAS, Segundos

LENTEJAS ESTOFADAS

Hola amigos, hoy esto va de lentejas estofadas. Os voy a contar una breve historia sobre esta peculiar legumbre. Las lentejas en España se asociaron durante mucho tiempo a su consumo en épocas de escasez como la posguerra.Screenshot_20200120_150149Siendo una legumbre originaria de Oriente Próximo, actualmente se cultiva y se consume en todo el mundo. Los mayores productores de lentejas en España se encuentran en Castilla-La Mancha y en Castilla-León.

La globalización gastronómica nos ha traído preparaciones de lentejas propias de las culturas orientales. donde se consumen en ensaladas acompañadas de verduras y especias. Pero si hay un plato tradicional en la cocina española son «las lentejas con chorizo».

Este superguiso que os traigo es el de toda la vida, el que hacía mi abuela, el que hacían vuestras abuelas. Estas son las lentejas que todos recordamos con nostalgia.

Tengo que deciros que las hago «en crudo» como decía mi madre. O lo que es lo mismo, sin sofritos. Son rápidas de hacer y deliciosas así que no tenéis excusa.

¡Ah y las podemos hacer sólo con verduras!.

INGREDIENTES:

  • 300 g de lentejas.
  • 2 chorizos.
  • 1/2 pimiento verde o rojo.
  • 1 cebolla mediana.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 patata grande.
  • 1 zanahoria grande.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Agua.

PREPARACIÓN:

Lavamos las lentejas y las dejamos en remojo durante una hora.

Ponemos en una olla las lentejas, los chorizos previamente pinchados con un cuchillo para que suelten su jugo, la cebolla en cuatro trozos, la patata en otros cuatro, la zanahoria en trocitos pequeños, el pimiento, los dientes de ajo y el laurel.

Añadimos agua a temperatura ambiente hasta cubrir, sobrepasando las lentejas un centímetro más o menos (dependerá de la dureza del agua de cada zona). Es el momento de incorporar la pimienta, el pimentón dulce y el aceite de oliva.

Ponemos el fuego a máxima potencia. Dejamos que se hagan las lentejas a fuego vivo durante 5-6 minutos. Echamos la sal. Bajamos la potencia y seguimos cocinando a fuego medio/lento unos 45 minutos. A partir de los 40 minutos hay que probar  el cocinado porque, dependiendo del tipo de agua, tardará más o menos en estar listo. Dejar reposar y emplatar.Screenshot_20200121_001105