Carnes, Cena, Comida, Internacional, RECETAS, Segundos, Tortitas

QUESADILLAS DE POLLO

Las quesadillas son un plato de origen mexicano. La gastronomía de México está muy extendida por todo el mundo y somos muchos los que consumimos y preparamos habitualmente sus platos más típicos, aunque adaptándolos a los ingredientes que tenemos más a mano.

Q1

Ésta no es la receta tradicional. La he hecho un poco a mi manera, o a la manera que gusta en casa.

Es una receta de aprovechamiento: he utilizado pollo asado y dos trozos de diferentes quesos que tenía para la cena y cebolla caramelizada que hice ayer para acompañar una ensalada.

Estas quesadillas son muy sencillas de hacer y deliciosas a más no poder, además no tendréis problemas porque os aseguro que gustarán a grandes y pequeños.

INGREDIENTES para una tortilla:

  • 2 tortillas mejicanas  de trigo
  • 75 g de restos de pollo asado o estofado
  • 75 g de restos de quesos ( mozzarella y cheddar)
  • 20 g de cebolla caramelizada
  • 15 g de aceite de oliva virgen extra
  • 30 g de queso cremoso
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Agua
  • Cebollino
  • Escamas de pimentón
  • Opcional: aguacate o rúcula
  • Unas gotitas de tabasco, si queréis un toque picante

ELABORACIÓN

Poner la tortilla encima de una tabla de madera o de la encimera. Mezclar en un bol el pollo troceado con la cebolla y los restos de quesos.

Cubrir una mitad de la tortilla con el relleno, dejando el grosor de 2 centímetros más o menos. Doblar cubriendo el relleno (el borde queda abierto) y haciendo un poco de presión. Se le puede añadir aguacate o rúcula.

Tostar por ambos lados en una sartén o crepera con unas gotas de aceite de oliva virgen y a fuego lento hasta que se dore.

ELABORACIÓN de la salsa agria

Mezclar el queso cremoso con unas gotas de limón y un poco de agua para darle una consistencia cremosa (se le puede añadir cilantro picado). Incorporar un chorrito de aceite de oliva. Decorarla con cebollino  y escamas de pimentón. Opcional unas gotas de tabasco.

Esta salsa nos servirá para acompañar las quesadillas.

Comida, Hojaldres, Internacional, RECETAS, Segundos

PÂTE EN CROÛTE

El Pâté en Croûte o «paté en costra» es un pastel de carne de origen francés (charcuterie pâtissière) allá por el siglo XV. Su razón de ser fue la conservación de los alimentos ya que, en esa época, carecían del frío industrial. La capa externa hacía que la carne durara más tiempo en buen estado.

6

Este pastel tiene muchas variantes dependiendo de la región en que se cocine. Se puede hacer con diferentes tipos de carne y el aderezo también puede variar. Siempre hay frutos secos, pero también puede haber verduras y especias. La gelatina suele estar presente en este tipo de elaboraciones pero yo me he saltado este paso, aunque algún rey francés pueda levantarse de su tumba para echarme un rapapolvo.

INGREDIENTES:

  • 2 láminas de hojaldre* refrigerado.
  • 250 g de carne de ternera picada.
  • 250 g de carne de cerdo picada.
  • 50 g de paté de pato.
  • 50 g de panceta de beta curada.
  • 10 ml de coñac.
  • 3 escalonias picadas.
  • 1 diente de ajo.
  • 15 g de perejil picado.
  • 50 g de pistachos pelados.
  • 5 g de bayas de goji.
  • Escamas de pimentón.
  • 2 huevos.
  • 15 g de pan rallado.
  • 10 g de mostaza de Dijon en grano.
  • 10 g de miel.
  • Sal y pimienta.

*El original es con pasta brisa o pasta quebrada. 

ELABORACIÓN

Untamos de mantequilla un molde rectangular y forramos todos sus lados con hojaldre. Sobrepasamos con el hojaldre dos centímetros los cuatro bordes. Guardar el molde en el frigorífico mientras se prepara el relleno. Introducir el resto del hojaldre tapado, también en el frigorífico, para después cubrir el  molde.

En un bol poner la carne picada, espolvorear un poco de escamas de pimentón, añadir las escalonias y el ajo picados, el perejil, un huevo batido, el pan rallado, la panceta cortada a dados, el paté de pato, el coñac, los pistachos partidos en dos, la mostaza, las bayas de goji, la sal y la pimienta. Mezclar muy bien hasta que se integren todos los ingredientes.

Rellenar el molde con la mezcla anterior intentando que no queden huecos sin rellenar en las esquinas.  No rellenar hasta el borde dejando unos centímetros libres para unir el hojaldre de los bordes con la tapa. 

Pintar los bordes con el otro huevo batido. Con el resto del hojaldre reservado en el frigorífico, formar una tapa rectangular y hacer un doblado. Guardar el molde con el relleno en el frigorífico durante una hora.

Precalentar el horno a 180º C. Pincelar con el huevo batido y un poco de crema de leche. Hacer unos agujeros en la tapa de hojaldre para que salga el calor – yo pongo unos mini cilindros de acero para que salga mejor, pero vale una boquilla de una manga pastelera -. 

Hornear durante 30 minutos y bajar la temperatura a 170º C. Hornear durante 40 minutos más.

Si la masa está dorada y comprobamos que el paté está hecho introduciendo un pincho de acero (los que utilizamos para las brochetas), lo sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar.

Servir a temperatura ambiente. A mí me gusta servirlo con confitura de frutos rojos y mostaza con miel.

7

Comida, Internacional, RECETAS, Segundos

SUFLÉ DE PATATA, JAMÓN Y MANCHEGO

El soufflé o suflé es una preparación a base de yemas y claras de huevo mezcladas con otros ingredientes que pueden ser dulces o salados. Es un plato muy típico en Francia. Una receta muy sencilla

dav

pero que requiere su técnica para lograr que la masa tenga mucho aire y se cree el suflé en el horno.

No olvidéis que hay que hornearlo y servirlo en el mismo recipiente. ¿Os apetece?

INGREDIENTES

  • 5 patatas
  • 3 huevos
  • 25 g de mantequilla
  • 25 g de aceite de oliva virgen
  • 1/2 vaso de leche entera
  • 100 g de jamón cortado en daditos
  • 50 g de queso manchego semicurado
  • Sal
  • Pimienta

PREPARACIÓN

Pelar, trocear y cocer las patatas durante 25 minutos. Escurrirlas y triturarlas junto con la leche, con batidora o robot.

Incorporar las yemas de los huevos, la pimienta, la mantequilla y el aceite. A continuación, añadir el jamón y el queso manchego rallado. Integrar muy bien todos los ingredientes.

Montar las claras a punto de nieve, añadirlas a la masa anterior y mezclar manualmente con movimientos envolventes.

Precalentar el horno a 180º C. Coger una cazuela de barro bien engrasada. Si la cazuela es pequeña, utilizar varias. Volcar la mezcla en las cazuelas hasta la mitad de la altura. Hornear durante 20 minutos (dependiendo del horno) a 180º C.

Servir inmediatamente, caso contrario el suflé baja.

Screenshot_20201001_222930

Desayuno, Frutas, Internacional, Merienda, Postres, RECETAS, Tortas

TORTA DE FRAMBUESAS

La torta de frambuesas es ideal para un desayuno, merienda o postre. Es muy socorrida os lo aseguro, porque además de ser una delicia, es muy rápida de preparar.

Screenshot_20200605_165458-01

Es muy nutritiva y popular en muchos países europeos incluyendo los eslavos en donde es un postre tradicional.

Los nutricionistas recomiendan incluir frutos rojos en la dieta diaria y no es casualidad, debido a los grandes beneficios que aportan a nuestra salud. La frambuesa aporta gran cantidad de reguladores, antioxidantes, vitamina C y ácido fólico. Esta fruta está compuesta por calcio, hierro, potasio y magnesio. Sus propiedades son tan amplias que, antiguamente, se recomendaba tomar una infusión a base de hojas de frambuesa para depurar.

Por todo esto y por lo rica que está, esta delicia va a formar parte de mis postres preferidos.

INGREDIENTES

Bizcocho:

  • 2 huevos.
  • 160 g de harina.
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharadita de pasta de vainilla.
  • Un puñado de frambuesas (75 g).
  • 80 g de aceite de oliva suave.
  • 80 g de azúcar moreno.
  • 8 g de levadura química.
  • 50 ml de bebida de avena.

Jarabe:

  • 50 ml de bebida de avena.
  • Una cucharada colmada de azúcar avainillado.
  • Un chorrito de licor (opcional).

ELABORACIÓN

Bizcocho

Batimos los huevos con la sal. Vamos incorporando el azúcar hasta que quede bien integrado. Incorporamos la bebida de avena y batimos. Seguidamente añadimos el aceite y la vainilla. Tamizamos la harina. La incorporamos y mezclamos bien. Luego la levadura también tamizada previamente y mezclamos.

Volcamos en un  molde cuadrado y bajo, donde habremos puesto en la base papel sulfurizado. Todo untado con aceite o mantequilla.

Colocamos las frambuesas por encima de la masa y espolvoreamos un pelín de azúcar en forma de lluvia.

Una vez precalentado el horno a 180º, horneamos durante 25-30 minutos (el tiempo depende de cada horno).

Jarabe

Mezclamos la bebida de avena con el azúcar y, si os gusta, con el licor (yo le añado ron). Se puede sustituir la bebida de avena por leche.

Esta mezcla se la echamos a la torta cuando aún está caliente.

Dejamos enfriar y desmoldamos.

Comida, Internacional, Patatas, RECETAS, Segundos

PASTEL GRATINADO DE PATATAS, CARNE Y VERDURAS

Este gratén de puré de patatas con carne y verduras es una mezcla de sabores simple que pueden convertirse en un plato completo y delicioso. Estoy segura que se convertirá en un plato imprescindible en vuestras casas.edf

Este pastel gratinado de patatas, carne y verduras es todo un clásico, con las variantes correspondientes, en la mayoría de gastronomías del mundo. Aunque es un plato tradicional de la gastronomía británica, una receta muy antigua y humilde ya que la patata era uno de los productos más económicos y accesibles.

La base es bien sencilla, unas patatas, carne picada y las verduras que encuentres en tu despensa. Aquí lo importante es que la materia prima sea de primera calidad.

Un plato perfecto si tienes jóvenes en casa.

INGREDIENTES

Puré:

  • 500 g de patatas peladas.
  • 75 ml de leche.
  • 20 g de mantequilla.
  • Un chorrito de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Relleno de carne y verduras:

  • 400 g de carne picada de ternera/cerdo.
  • 1 berenjena.
  • 1 zanahoria.
  • 1/2 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 200 g de champiñones.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 100 g de queso para gratinar.
  • Una taza de tomate frito casero.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • Hierbas al gusto.

ELABORACIÓN

Puré:

Pelar y partir las patatas en trozos no muy grandes. Echarlas en agua hirviendo con sal y cocerlas en olla rápida durante 5 minutos.

Escurrirlas y triturar con la mantequilla, un poco de pimienta y un chorrito de aceite de oliva.

Añadir la leche, remover para conseguir la consistencia de puré y reservar.

Relleno de carne y verduras:

Ponemos la berenjena cortada y con sal para que saque el amargor.

Hacemos un sofrito con la cebolla y el ajo. Añadimos la zanahoria en trocitos y rehogamos. Le incorporamos la carne y, cuando cambie de color, añadimos el vino. Dejamos evaporar y echamos la berenjena cortada en trocitos y previamente lavada y secada. Añadimos los champiñones a trocitos.

Seguimos cocinando y, cuando los champiñones estén casi hechos, le añadimos la salsa de tomate frito casero.

Dejamos que se integren todos los ingredientes y que hagan «chup-chup».

Le añadimos las hierbas  y la pimienta, rectificamos con sal, contamos unos 2 minutos, apagamos el fuego y dejamos reposar.

Gratinado:

Ponemos en una bandeja de cristal una capa de puré y otra de relleno de carne y verduras. Acabamos al final con una capa superior de puré y sobre ella queso para gratinar. A mí me gusta también echarle un poco de orégano.

Ponemos el horno a 200º, horneamos hasta que veamos que «borbotea» el aceite en los bordes.

Gratinamos hasta que se funda el queso. Dejamos reposar unos minutos.

Screenshot_20200502_173710

 

 

Bizcochos, Internacional, Merienda, Postres, RECETAS, Verduras y hortalizas

CARROT CAKE

El carrot cake es uno de los postres más tradicionales de Estados Unidos y Gran Bretaña. En España su descubrimiento ha sido relativamente reciente aunque ya está muy extendido.

Su origen como postre es europeo. Se empezaron a hacer tortas en la Edad Media debido al dulzor que esta hortaliza proporcionaba. Su apogeo llegó con la escasez y el racionamiento de la II Guerra Mundial. Durante esos años el azúcar era un ingrediente muy escaso y muy caro y por ello, en la elaboración de algunos dulces, se sustituyó por la zanahoria que contiene una cantidad muy alta de edulcorante natural. Así se consiguió un bizcocho dulce.

Screenshot_20200412_220930

La primera vez que probé un carrot cake fue hace más de treinta años y no os imagináis lo extraño que me pareció que una elaboración de este tipo llevara zanahoria. En mi cabeza un bizcocho sólo podía ser de huevos, harina y yogur. He de deciros que esa primera experiencia fue increíble.

¡Animaros a hacerlo !

INGREDIENTES

Carrot cake:

  • 3 huevos a temperatura ambiente.
  • 160 g de aceite suave.
  • 150 g de azúcar moreno.
  • 220 g de harina.
  • 10 g de levadura química.
  • 100 g de calabaza rallada.
  • 160 g de zanahoria rallada.
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla.
  • La ralladura de una naranja.
  • 40 g de nueces.
  • 1 cucharada de canela.
  • Algunas nueces para decorar.
  • Una pizca de sal y de pimienta.

Crema de queso:

  • 200 g de queso crema.
  • 300 g de azúcar glas tamizado.
  • 125 g de mantequilla.

ELABORACIÓN

Carrot cake

Precalentamos el horno a 180º. Forramos la base de un molde de plum cake con papel vegetal y untamos todo con mantequilla.

Tamizamos los ingredientes secos.

Rallamos la zanahoria y la calabaza y escurrimos muy bien para eliminar el exceso de líquido.

En el vaso del procesador o batidora ponemos los huevos, el azúcar y el aceite. Espumamos muy bien durante unos 8 minutos.

Añadimos ya ralladas, la zanahoria y la calabaza y la ralladura de naranja. Incorporamos la pasta de vainilla. Batimos durante 1 minuto a velocidad baja. Añadimos los ingredientes secos y amasamos. Seguidamente las nueces troceadas y amasamos de nuevo. Con todo ello llenamos el molde.

Horneamos a 160º durante 60 minutos (dependerá de cada horno, vigilar). Esperaremos como mínimo 15 minutos y desmoldaremos.

Crema de queso

Batimos la mantequilla y el azúcar en el procesador. Incorporamos el queso crema y batimos de nuevo.

Enfriar y reservar.

EMPLATADO

Desmoldamos el pastel y colocamos en un plato.

Una vez esté frío, incorporamos la crema de queso cubriendo todo el pastel. Decoraremos con nueces y zanahoria rallada.

Entrantes y aperitivos, Internacional, Patatas, RECETAS, Tapas y pinchos

PATATAS ESPECIADAS AL HORNO ESTILO AMERICANO CON ESCAMAS DE PIMENTÓN

A esta elaboración de las patatas, también se las llaman «patatas cajún». Se cocinan en forma de gajo y van impregnadas de una combinación de especias que le dan nombre.

Screenshot_20200510_092156

Originarias del estado de Louisiana (EEUU), las especias cajún combinan hierbas aromáticas y otros condimentos. La mezcla exacta depende, como ocurre con casi todos los aderezos, del gusto de cada cocinero.

Lo mejor de esta elaboración es que sólo aporta las calorías de la propia patata, porque se cocina al horno.

Por supuesto puede prepararse combinando cocción y fritura pero creo que, así cocinadas, el sabor de la patata asada se potencia mucho más y su textura es crujiente por fuera y melosa por dentro, justo lo que buscamos.

Estas patatas especiadas al horno estilo americano con escamas de pimentón, son un pequeño manjar que bien puede servir de acompañante para platos principales o como entrante para picar y compartir.

PATATAS

Ingredientes:

  • 4 patatas (nuevas) pequeñas lo más redonditas posible.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • 1 cucharada de harina fina de maíz.
  • 1 cucharada de ajo en polvo.
  • 1/2 cucharada de orégano.
  • 1/2 cucharada de de pimienta blanca.
  • 1 cucharada de especia zaatar (lo puedes sustituir por las hierbas que te gusten).
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Un toque de comino molido.
  • Sal al gusto.
  • Escamas de pimentón ahumado para decorar.

Elaboración:

Lavar las patatas y cortar en gajos. En un bol mezclar todas las especias, la harina de maíz, el aceite y la sal.

Meter los gajos al microondas durante 5 minutos y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Rebozar los gajos en la mezcla del bol -podéis meter todo en una bolsa hermética y agitar con cuidado para que queden bien integradas-.

Poner en una bandeja de horno con papel sulfurizado, bien colocaditas.

Precalentar el horno a 200º.

Hornear durante 30-35 minutos a 180º -yo le pongo la función ventilador los últimos 5 minutos para que queden bien crujientes-.

Cuando las veáis doradas, las pincháis y si están blanditas, ya están listas.

Como siempre comento, cada horno es diferente. Hay que estar atentos a los tiempos, vigilar.

SALSA

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de mayonesa ligera.
  • 2 cucharadas de crema de leche.
  • 2 cucharadas de queso fresco.
  • 1 cucharada de mostaza con miel.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo.
  • 1/2 cucharada de orégano.
  • 1 cucharada de cebolleta tierna muy picada.
  • 1 pepinillo en vinagre muy picado.
  • Una pizca de pimienta.
  • Perejil y cebollino picados.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva.

Elaboración:

Mezclamos todos los ingredientes enérgicamente hasta que queden bien integrados.

PRESENTACIÓN

Ponemos las patatas en un cuenco y la salsa aparte.

Espolvoreamos con escamas de pimentón.

Desayuno, Internacional, Merienda, Panes, RECETAS

ROSCOS AL HORNO

A estos roscos al horno también se les llama «Roscos de Semana Santa». Este producto típico de La Cuaresma es la representación en dulce de la muerte de Jesucristo. De hecho el clavo, especia con la que se aromatiza, es para recordar los clavos que se utilizaron para fijarlo en la cruz.

Screenshot_20200411_003925

En cuanto a sus orígenes, los primeros primeros antecedentes hay que buscarlos en griegos y romanos que ya elaboraban dulces para celebrar la recolección de las cosechas.

Asimismo en la cultura judía también se observa esta costumbre.

INGREDIENTES:

  • 300 g de harina.
  • 40 g de aceite de oliva suave.
  • 170 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de anís molido.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • Una pizca de clavo molido.
  • La ralladura de un limón.
  • 20 g de miel.

ELABORACIÓN:

Mezclar el aceite de oliva y el azúcar, añadir los huevos y batir.

Añadir la harina de levadura, el anís, la canela y el clavo. Tamizar.

Incorporar la ralladura de limón y la miel. Amasar todo con un robot de cocina.

Echar la masa en una superficie lisa y previamente espolvoreada de harina. Hacer una bola. Poner una pizca de aceite en la superficie limpia y «bolear» un pelín más.

Dividir la masa en 16 bolas iguales. Con cada bola hacer una especie de churro dejando las puntas más delgadas para poder unir el rosco.

Colocar los anillos obtenidos en una bandeja de horno con papel sulfurizado dejando espacio entre ellos para permitir que crezcan sin juntarse. El calor hará que aumenten de tamaño.

Precalentar el horno a 180º.

Dejamos reposar los anillos hasta que el horno esté caliente. Los introducimos en el horno y los dejamos durante 15 minutos (dependerá de cada horno). Hay que estar vigilante hasta que estén ligeramente dorados. Si nos pasamos de cocción nos quedarán un poco duros.

Internacional, Merienda, Postres, RECETAS

CREMA DE LIMÓN CON CRUMBLE DE FRUTOS SECOS

Estoy segura que alguna vez en la vida has probado un mousse, una crema o una espuma de limón. Es un postre con una textura esponjosa, suave y con un toque agridulce. Uno de los postres favoritos de la repostería tradicional.

¿Sabéis que el mousse es un postre muy típico en Francia y que lleva siglos deleitando nuestros paladares?

Screenshot_20200227_013117

Existen varias maneras de hacer este postre: con crema de leche, con nata montada o con claras de huevo, por ejemplo. Hoy os traigo la versión más ligera: con leche evaporada.

Esta delicia os la presento con un crumble para darle ese contraste de sabor y textura tan característico. El crumble es una fina masa de harina, mantequilla (en este caso margarina de aceite de oliva), azúcar y también lleva en esta ocasión una mezcla de frutos secos y un toque de vainilla.

A continuación veréis que su elaboración es muy fácil. No requiere ninguna técnica específica.

INGREDIENTES para 4-6 personas

Crumble:

  • 50 g de mezcla de frutos secos: avellanas, cacahuetes, nueces.
  • 50 g de margarina
  • 100 g de harina
  • 25 g de azúcar moreno
  • Una pizca de sal
  • Esencia de vainilla – azúcar avainillado

Crema:

  • 200 ml de leche evaporada
  • 200 g de queso crema
  • 50 g de azúcar blanco
  • Zumo de un limón
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Arándanos
  • Hierbabuena

PREPARACIÓN

Crumble:

Trituramos todos los ingredientes haciendo una pasta. Precalentamos el horno a 180º.

Ponemos la pasta en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado y extendemos bien.

Horneamos durante 15 minutos a 180º vigilando que no se pase (cada horno es diferente).

Dejar enfriar, desmenuzar con las manos y reservar.

Crema:

Tanto la leche evaporada como el bol que vamos a utilizar deben estar muy fríos (se dejan toda la noche anterior en el frigorífico).

Ponemos la leche en el bol y con una batidora con varilla comenzamos a montarla hasta que “espume”.

Exprimimos el limón y colamos. Rallamos la piel. Lo agregamos a la leche montada, poco a poco y sin dejar de batir.

Añadimos el azúcar en forma de lluvia sin dejar de batir.

Batimos el queso. Lo incorporamos poco a poco a la leche montada integrándolo bien.

Distribuimos en los recipientes donde vayamos a presentarla y guardamos en frío.

PRESENTACIÓN:

Decoramos la crema con el crumble, los arándanos y la hierbabuena. Espolvoreamos en forma de lluvia la ralladura de un limón.

Screenshot_20200308_175052

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Embutidos, Entrantes y aperitivos, Internacional, RECETAS, Tortitas, Verduras y hortalizas

CRÊPES DE ESPINACAS Y DE MORCILLA

Bonjour mes amis !!! Hoy es «La Candelaria», estamos ya a 2 de febrero y en  Francia se celebra «La Chandeleur», es el día de las CRÊPES y hay que invitar a todos a compartirlo.

IMG_20200202_083726_936La tradición francesa dice que en esta noche se tienen que comer las crêpes que se han preparado durante el día.

¿Sabíais que las crêpes son originarias de la región de La Bretaña? En la actualidad es un plato que se consume a diario en toda Francia.

Hoy os traigo unas crêpes «a mi manera»: crêpes de espinacas y de morcilla.

MASA DE LAS CRÊPES

Ingredientes:

  • 100 g de harina de trigo o integral.
  • 2 huevos.
  • 275 ml de leche desnatada o bebida vegetal.
  • 25 g de mantequilla o aceite de oliva suave.
  • Una pizca de sal.

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes y triturar bien con el brazo minipimer. Dejar reposar en la nevera durante una hora.

Poner un poco de aceite o mantequilla con brocha para pincelar una sartén antiadherente o una crepera.

Echamos un cacito de la mezcla y con movimiento circular repartimos la masa por toda la sartén. Dar la vuelta con una espátula y poner en un plato.

Del mismo modo hacer las siguientes y así sucesivamente, colocándolas una encima de otra. Reservar.

RELLENO DE LAS CRÊPES DE ESPINACAS

Ingredientes:

  • 200 g de espinacas.
  • Un chorrito de miel.
  • Una cucharada colmada de ricotta.
  • Una cucharada de cebolla caramelizada y otra de tomate caramelizado.
  • Un puñado de piñones.
  • Aceite de oliva.
  • Sal, ajo en polvo y cominos.

Elaboración:

Desmenuzamos y sofreímos todos los ingredientes, menos el queso ricotta que se le añade al final. Rellenamos la crêpe.

CRÊPES DE MORCILLA

Ingredientes:

  • 3 morcillas de unos 200 g entre las tres.
  • Una cucharada colmada de ricotta.
  • Una cucharada de cebolla caramelizada y otra de tomate caramelizado.
  • Un puñado de piñones.
  • Sal, aceite de oliva y pimienta.

Elaboración:

Quitamos la piel a las morcillas, las desmenuzamos y ponemos en la sartén con un poco de aceite, rehogamos y añadimos el resto de ingredientes excepto el queso ricotta que se lo echaremos al final. Rellenamos las crêpes y…… listas para comer!!!!