Cena, Comida, Legumbres, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

CREMA ESPECIADA DE GARBANZOS Y ZANAHORIA CON CÚRCUMA Y JENGIBRE

Ahora que estamos casi en Navidad, esta crema de legumbres y verduras nos va a venir muy bien para desintoxicarnos de esas copiosas comidas de estas fechas. Es muy sencilla de hacer y contiene un aporte de vitaminas y minerales muy elevado, además de ser muy nutritiva. Si quieres comer sano y disfrutar, ésta es la crema perfecta. Su sabor es realmente delicioso. Lo ideal es servirla caliente pero no es imprescindible.

edf

INGREDIENTES

  • 200 g de garbanzos
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 patata grande
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • aceite de oliva virgen extra
  • una pizca de comino
  • 100 ml de caldo de verduras 
  • 100 ml de agua 
  • 50 ml de crema de leche
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Dejar en remojo los garbanzos toda la noche. Cocerlos en abundante agua con sal.

Poner un poco de aceite en una sartén y sofreír medio ajo picado con los garbanzos, rehogar, añadir la pimienta y el comino, darle un par de vueltas y reservar.

Sofreír ahora a fuego bajo el otro medio ajo y el jengibre rallado. A los 2 minutos añadir el agua y el caldo, también las zanahorias peladas cortadas a trozos pequeños. Cuando las zanahorias estén blanditas, echamos los garbanzos (reservar unos cuantos para decorar) y cocemos durante 4 minutos.

Añadir la crema de leche y cocinar durante 1 minuto más. Apagar el fuego, añadir la cúrcuma, la sal y la pimienta.

Triturar con un robot o trituradora potente. La podemos pasar por el colador chino o servirla tal cual.

edf

Cena, Comida, RECETAS, Sopas y cremas

SOPA FRÍA DE MELÓN CON HIERBABUENA Y JAMÓN

La «sopa fría de melón con hierbabuena y jamón» es una de mis sopas imprescindibles del verano, por no decir la que más. Una sopa refrescante y con grandes propiedades saludables.

nfd

Para hacer esta sopa veraniega tienes que utilizar un buen melón y si es manchego mejor.

¿Sabes cómo seleccionar un buen melón? Hay que apretar con las manos por ambos extremos y se debe tener la sensación de estar ni muy duro ni muy blando. Para asegurarte de que sale bueno, dale unos toques con la palma de la mano. Si el sonido es seco está maduro. Otro indicio es que el extremo opuesto al del tallo, se hunda ligeramente.

El toque crunch se lo da el jamón deshidratado y, por supuesto, ese punto salado perfecto para el paladar.

El contraste de sabores y texturas produce adicción y si no, ya me contaréis.

INGREDIENTES:

  • 650 g de melón sin piel.
  • 150 g de leche evaporada.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen aromatizado con hierbabuena.
  • Jamón ibérico en láminas.
  • Hierbabuena.

ELABORACIÓN:

Troceamos el melón sin la piel y lo echamos al vaso del robot de cocina. Le añadimos la sal, la pimienta y la leche evaporada. Incorporamos 3 cucharadas (20-30 ml) de aceite aromatizado con hierbabuena. Su elaboración se detalla más abajo.

Cerramos el robot y trituramos. Reservamos en una jarra o bol, en la nevera.

Aceite aromatizado con hierbabuena

En un tarro con cierre hermético ponemos 50 ml de aceite de oliva virgen y un buen puñado de hojas de hierbabuena limpia y seca.

Dejamos como mínimo un día macerando en el frigorífico.

Jamón deshidratado

Ponemos 3 lonchas de jamón ibérico entre dos papeles de hornear. Colocamos un peso encima que resista el calor (una bandeja por ejemplo).

Calentamos el horno a 180º y horneamos durante 20 minutos.

Dejamos enfriar y trinchamos fino.

EMPLATADO:

Echamos la sopa fría en los bols y le ponemos un chorrito más de aceite aromatizado y el jamón deshidratado.

Adornamos con la hierbabuena y…… a comer !!!!!

nfd

 

 

 

Cena, Comida, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

CREMA DE ZANAHORIA

La zanahoria podría resumirse como la reina de las raíces comestibles. Tiene un gran protagonismo culinario aunque ni en la actualidad ni en tiempos lejanos a gozado de mucho prestigio. Ni se ha consumido en grandes cantidades a pesar de sus muchas y valiosas cualidades.

nfd

Fue un alimento básico de nuestros antepasados, antes de volverse carnívoros y ha tenido grandes defensores como Miguel de Cervantes quién aseguró que «la alimentación de un hombre superior debe ser de frutos y raíces comestibles».

En la Edad Media se cultivaban variedades moradas y blancas y no fue hasta el siglo XVII, gracias a los injertos, que se consiguió esta tonalidad anaranjada debida a los carotenos, este pigmento natural que el organismo transforma en vitamina.

La crema de zanahoria es una plato increíble y de fácil preparación. Además de tener muchísimas propiedades, está deliciosa.

Es una opción la mar de sencilla, que os saciará y os llenará de energía. La zanahoria contiene una combinación de nutrientes que le dan propiedades protectoras a la piel entre otras cualidades, ya que tiene un elevado contenido en carotenoides como el betacaroteno considerado la vitamina del anti envejecimiento de la piel.

Tiene propiedades anti cancerígenas protectoras de la piel, de las mucosas y de la vista.

Por todo ello entenderéis por qué esta crema forma parte de mi dieta diaria.

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla grande.
  • 5 zanahorias medianas.
  • 1 patata.
  • 1 litro de caldo de verduras ó 1 litro de agua + 1 pastilla concentrada de caldo de verduras.
  • 150 ml de nata líquida para cocinar.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • 2 quesitos (opcional).

PREPARACIÓN:

Echamos aceite de oliva virgen extra en una cacerola y pochamos la cebolla, a fuego medio, durante 5 minutos sin dejar que llegue a tomar color.

Mientras tanto lavamos las zanahorias, retirando y desechando los extremos. Cortamos en rodajas. Pelamos la patata y troceamos. Agregamos la zanahoria, la patata y el caldo a la cacerola. Removemos.

Mantenemos a fuego medio durante 15 minutos o hasta que la zanahoria esté tierna. Trituramos y añadimos la nata líquida. Mezclamos bien.

Servimos inmediatamente.

Screenshot_20200629_081421

Cena, Comida, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

CREMA DE CALABAZA Y PUERROS

Hoy os he preparado esta deliciosa «crema de calabaza y puerros».

Hacía tiempo que en casa me la pedían pero en cuanto entraba calabaza en casa la utilizaba para hacer algún pastel y me quedaba sin  producto para la crema.

nfd

Creo que ya ha llegado el momento de ponernos en forma y de cuidarnos a la vez que nos damos un homenaje con este plato tan rico. Esta crema es deliciosa y muy sencilla de preparar sobretodo si compras la calabaza envasada al vacío, ya cocida y troceada, como hago yo.

La calabaza es una hortaliza muy versátil que puede ser utilizada en múltiples recetas. En crema resulta excelente. Además, en este caso, la puedes tomar calentita o como una crema fría. No se puede pedir más, ¿verdad?.

Si además le añadimos los puerros le damos una suavidad increíble.

En este caso todos los ingredientes son veganos así que, los que os cuidáis hasta la saciedad, no tenéis excusa para no hacerla.

Pues nada, sólo deciros que disfrutéis de esta saludable delicia.

INGREDIENTES:

  • 400 g de calabaza cocida.
  • 1 patata grande (100 g).
  • 2 puerros.
  • 1 diente de ajo.
  • 8 cucharadas de aceite de oliva.
  • Caldo de verduras.
  • Sal y pimienta.
  • Para decorar: nata vegetal, hierbas y aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

Troceamos la calabaza, la patata y los puerros. (los puerros hay que lavarlos muy bien).

Ponemos el aceite en una ola y, cuando esté caliente, echamos los puerros cortados. Cuando estén doraditos, añadimos la calabaza, la patata  el diente de ajo. Salpimentamos y seguimos rehogando.

Cuando veamos que está todo bien pochadito le agregamos el caldo de verduras hasta cubrir todo bien (podemos sustituir el caldo de verduras por agua) y cocemos hasta que la calabaza esté bien blandita.

Trituramos con un robot de cocina o con una trituradora potente.

Servimos en cuenco o plato y decoramos con nata vegetal, hierbas al gusto y un chorrito de aceite de oliva.

Se puede tomar tanto fría como caliente.

dav

Cena, Comida, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

CREMA DE JUDÍAS VERDES CON PICATOSTES

¡¡¡Verde que te quiero verde!!! La verdad es que soy una enamorada de estas cremas. En casa las tomamos de todos los colores o, mejor dicho, de todas las verduras.

edf

Ésta es probablemente una de las primeras que mi madre me enseñó a hacer. Los ingredientes son muy básicos y se pueden conseguir en cualquier época del año.

Si queréis un primer plato delicioso, sencillo y saludable, aquí lo tenéis.

CREMA:

Ingredientes

  • 500 g de judías verdes.
  • 1 cebolla.
  • 1 puerro.
  • 1 zanahoria mediana.
  • 2 patatas pequeñas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 40 ml de aceite de oliva virgen.
  • Sal y pimienta.
  • Escamas de pimentón.
  • Un chorrito de nata ligera.
  • Picatostes.

Elaboración

Sofreímos en una cazuela con aceite caliente, el ajo en filetes, la cebolla y el puerro cortado en juliana. Añadimos la zanahoria picada en trocitos y las judías verdes peladas en lateral. Agregamos la sal y la pimienta al gusto.

Pochamos bien las verduras. Ponemos las patatas peladas y troceadas. Cubrimos con agua y dejamos que hierva durante 45 minutos. El tiempo de cocción depende del tipo de fuego que utilicéis.

Trituramos con una batidora potente o con un robot de cocina hasta que tenga una consistencia cremosa y homogénea.

PICATOSTES:

Ingredientes

  • 5 rebanadas de pan de 2 cm de grueso.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.

Elaboración

Troceamos las rebanadas en cubos. Cuando tengamos todo el pan cortado lo limpiamos de migas.

Ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva virgen. Cuando empiece a calentarse echamos el pan y una pizca de sal.

Removemos los picatostes para que no se quemen y cuando estén doraditos retiramos y colocamos sobre papel absorvente.

EMPLATADO

Servimos la crema en cuenco, plato o taza con los picatostes que pondremos justo antes de servir junto con un chorrito de nata ligera al gusto.

A mí me gusta dar un toque final añadiendo unas escamas de pimentón. Y ya tenemos lista nuestra deliciosa crema de judías verdes con picatostes.

ptr

Entrantes y aperitivos, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

VASITOS DE SALMOREJO CON CREMA DE QUESOS Y CRUMBLE DE FRUTOS SECOS

Hoy os traigo un plato que sirve como aperitivo o entrante y que os va a sorprender. Son unos vasitos de salmorejo con crema de quesos y crumble de frutos secos. Una combinación perfecta para empezar de la mejor manera una cena de verano en una terraza y acompañados de unos buenos amigos.

IMG_20190503_093402_640

El salmorejo es una crema de tomate, sal, ajo, un poquito de pan y buen aceite de oliva. Es de pura tradición cordobesa y se toma frío.

En esta ocasión lo vamos a acompañar con una deliciosa crema de quesos entre los cuales no puede faltar el manchego, siempre en su justa medida, para no enmascarar el sabor del salorejo.

Y para darle una textura de lo más interesante lo acabamos con un delicioso crumble de frutos secos.

ELABORACIONES

1.- SALMOREJO

Ingredientes:

  • 6 tomates pera.
  • 1 rebanada de pan.
  • 1/2 diente de ajo.
  • Pimienta, sal y orégano.
  • Albahaca fresca.
  • Cebolla crujiente.
  • 4 ó 5 cucharadas de aceite  de oliva.

Preparación:

Pelar los tomates y poner todos los ingredientes en una batidora exceto la cebolla crujiente y la albahaca que usaremos para decorar.

2.- CREMA DE QUESO

Ingredientes:

  • 25 g de queso manchego.
  • 25 g de queso mascarpone o crema.
  • 50 g de crema de leche.
  • 1 quesito en porciones.
  • Aceite de oliva.

Preparación:

Triturar todo y reservar.

3.- CRUMBLE DE FRUTOS SECOS

Ingredientes:

  • 10 g de almendra en polvo.
  • 10 g de nueces en polvo.
  • 10 g de cacahuetes en polvo.
  • 10 g de mezcla de semillas.
  • 5 g de panela.
  • 25 g de harina de trigo.
  • 25 g de mantequilla.
  • Una pizca de sal.

Preparación:

Mezclar y hacer moronas (montón).

Hornear a 180º durante 10 minutos.

4.- MONTAJE DE LA PRESENTACIÓN EN VASITOS

Se pone un poco de crumble en la base de los vasitos, luego una cucharadita de crema de queso y sobre ella dos cucharadas de salmorejo.

Acabar con otra cucharada de crumble, la cebolla crujiente y la albahaca picada.

Screenshot_20190430_152227

Cena, Comida, Mariscos, RECETAS, Setas y champiñones, Sopas y cremas

CREMA DE SETAS CON BOGAVANTE Y ESPUMA DE MARISCO CON TROMPETAS DE LA MUERTE

nfd

Ya empezamos a pensar en modo Navidad, ¿verdad?. Ya nos preguntamos ¿qué haré de  cena?. ¿Y en Fin de Año?. Pues os voy a ir dando ideas que «a priori» parecen complicadas y que en realidad no lo son.  Otra de las preguntas que os haréis será ¿me llevará mucho tiempo preparar la cena y no podré dedicárselo a mi familia?. Os voy a dar la solución para realizar recetas en tiempo récord y sobretodo con un producto de calidad.

¿Sabéis qué he hecho yo? He confiado en «La Sirena» y problema resuelto, me han quedado unos platos de lujo. Hoy os voy a presentar una de mis propuestas: esta crema de setas con bogavante y espuma de marisco con trompetas de la muerte tan suculenta y tan de fiesta.

¿Qué os parece? ¿Os animáis a hacerla?

INGREDIENTES:

Crema de setas

  • 1/2 kg de surtido de setas troceadas
  • 200 ml de caldo de verduras
  • 100 ml de crema de leche
  • 1 patata grande
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • aceite de oliva, pimienta y sal

Bogavante cocido

  • 1 bogavante no muy grande
  • 2 l de agua de mar
  • 2 hojas de laurel
  • pimienta en grano
  • agua con hielo

Espuma de marisco

Trompetas de la muerte

  • trompetas de la muerte
  • agua, ajo y aceite de oliva

Para el emplatado

  • cebolla caramelizada
  • caviar
  • cebollino

PREPARACIÓN:

Cortar finamente la cebolla. Echar un chorrito de aceite en una sartén a fuego medio, esperar unos segundos y echar la cebolla y un diente de ajo. Rehogar unos minutos hasta que quede transparente.

Añadir las setas troceadas y la ramita de perejil. Remover para evitar que se quemen. Las setas soltarán rápidamente el agua y mermarán de tamaño. Cocemos la patata en agua y sal y la añadimos troceada, sin el agua. Agregar el caldo de verduras y dejar que el conjunto coja sabor. Al final añadir la crema de leche rectificando de sal y pimienta.

Verter el contenido en un vaso de turmix de potencia alta y triturar hasta textura de crema. Si deseas que quede una textura más espesa, retirar parte del caldo antes de batir la mezcla.

Vertemos el agua de mar en una olla alta y ancha. Le añadimos el laurel y los granos de pimienta. Cuando comience a hervir introducimos el bogavante, sin descongelar, previamente pasado por el agua del grifo y cuidando que no se rompa. Cuando arranque otra vez el hervor, contamos 12 minutos, lo sacamos y lo metemos en otra olla con agua y hielo para interrumpir la cocción y hacer que sea más fácil despegar la cáscara de la carne.

Batir la nata a punto de nieve e ir incorporando con movimientos envolventes la salsa de marisco (2 ó 3 cucharadas dependiendo de la intensidad de sabor que os guste) y una cucharada de humus de trufa.

Poner las trompetas en remojo en un poco de agua o en caldo de verduras, a gusto, durante una hora. Escurrir y rehogar en una sartén con 1/2 diente de ajo.

EMPLATADO:

Calentamos la crema de setas y vamos montando el plato. Ponemos: un cazo de crema, en el centro la espuma de marisco, un poco de cebolla caramelizada, colocamos el cuerpo del bogavante, una cucharadita de caviar, acabando con las trompetas de la muerte y el cebollino.

nfd

Cena, Comida, RECETAS, Sopas y cremas, Verduras y hortalizas

SALMOREJO CON ANCHODINA Y PEPINO ENCURTIDO CON TOQUES DE HIERBABUENA

IMG_20181107_072620_082

Hay veces en la vida que tu cuerpo está en un lugar y tu alma en otro. Querer, estar, añorar, sentir. Retroceder en el tiempo, correr, correr, correr y correr, para posiblemente llegar.

Hay veces que la confusión te hace divagar y para matar las penas hoy os traigo este plato acordándome de los tomates morunos de Socuéllamos, de sus pepinos de la huerta y como no, de las anchodinas de Kiele. Todo ello conforma este salmorejo con anchodina y pepino encurtido con toques de hierbabuena que resulta sensacional.

Ya véis hoy toca ….. añoranza.

HISTORIA:

La historia del salmorejo como preparación culinaria, se remonta a los primeros instantes de la humanidad en los que se trituraban los ingredientes en un par de piedras. Esta forma primitiva de cocinado por trituración mecánica era muy popular y se aplicaba a un gran número de alimentos. En los inicios, estos salmorejos no llevaban tomate por lo que se llamaban salmorejos blancos. El salmorejo tiene dos hitos importantes en su historia: primero la incorporación del tomate que le proporciona ese color característico rojo y segundo la aparición de la electricidad en los procesos culinarios con la incorporacón de la batidora para la realización del mismo. Ambos ocurrieron en un periodo de tiempo inferior a un siglo.

INGREDIENTES:

  • 1 kg de tomates maduros tipo pera.
  • 150 g de pan de corteza blanca y fina.
  • 1/4 o 1/2 diente de ajo sin gérmen.
  • 100 ml de aceite de oliva vírgen extra suave.
  • 1/2 taza de agua (opcional).
  • 4 anchodinas (sardinas en salmuera limpias y en aceite).
  • 4 láminas de pepino encurtido en vinagre.
  • 1 cucharadita de confitura de oliva negra.
  • aceite de oliva aromatizado con hierbabuena.
  • sal.

PREPARACIÓN:

Se lavan los tomates, se cortan en trocitos, les quitamos la parte del rabito y se trituran en el robot junto con el pan, el agua, el ajo y la sal. Se pasa por un colador chino a un vaso de turmix y se va emulsionando poco a poco con el aceite de oliva.

Se pone el salmorejo en unos platos hondos, como si fuera una crema, preparado para decorar: se coloca cada anchodina en una lámina de pepino y se cortan en cuatro trozos con un cuchillo bien afilado y todo ello encima del salmorejo. Se ponen unos puntitos de confitura de oliva negra y finalmente, con una pipeta, se decora con unas gotas de aceite de hierbabuena.

SALMOREJO IMPECABLE:

Los tomates deben ser de alta calidad. El pan dará textura y suavizará el tomate, también lo espesará un poco. Hay que utilizar un pan con mucha miga, si es del día anterior mucho mejor. Es muy importante que el aceite sea de oliva vírgen extra ya que es el ingrediente que va a dar más sabor. Con el ajo, ir siempre de menos a más. Tenéis que probarlo hasta conseguir el sabor que se pretenda.

Con estas indicaciones obtendréis un salmorejo sensacional. Espero que os guste !!!!!

cof