ROSCÓN DE REYES RELLENO DE CREMA MASCARPONE CON GRAND MARNIER

Falta tan solo un día para que todos celebremos el día de Reyes. Es una tradición en nuestro país y es la culminación y final de las Navidades. Una fiesta en la que los niños son protagonistas y donde las familias se reúnen en torno a una mesa, después de abrir los regalos, para disfrutar de una deliciosa comida con el Roscón como colofón.

R2

El Roscón simboliza el pasaje bíblico del encuentro de los Reyes Magos de Oriente con el Niño Jesús. 

Su forma circular tiene que ver con el círculo infinito del amor, que no tiene ni principio ni fin. Y es todo un símbolo de paz, amor y esperanza. 

Esta receta del Roscón de Reyes relleno de crema mascarpone con Grand Marnier no necesita largos tiempos de levado por lo que en una mañana lo tendréis listo.

INGREDIENTES

Del roscón:

  • 1/2 kg de harina de fuerza.
  • 100 g de huevo.
  • 90 g de azúcar.
  • 125 g de agua.
  • 40 g de zumo de naranja.
  • 25 ml de agua de azahar.
  • Ralladura de una naranja.
  • 100 g de mantequilla.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 10 g de sal.

Del azúcar perlado:

  • 200 g de azúcar glas.
  • 40 ml de agua.

De la crema de mascarpone con Grand Marnier:

  • 250 g de mascarpone.
  • 125 g de nata líquida fresca 35% mg.
  • 70 g de azúcar glas.
  • 1 piel de naranja.
  • 10 g de Grand Marnier.

ELABORACIÓN

Del roscón:

Amasar todos los ingredientes excepto la sal, la levadura y la mantequilla. Cuando esté amasado añadir la levadura y seguir amasando.

Añadir la sal y seguir amasando (hacer la prueba de la membrana que consiste en coger una pequeña porción de masa aproximadamente del tamaño de una pelota de golf y estirarla con cuidado entre los dedos y si la masa se estira sin romperse formando un velo ya está. Si se desgarra debemos seguir amasando un poco más).

Incorporamos la mantequilla fría y cortada en trozos pequeños. Dejar la masa en frío durante una hora. 

Cortar la masa en porciones de 400 g de peso y darle forma alargada. Dejar enfriar en el frigorífico hasta que la masa endurezca.

Sacar del frigorífico. Estirar la masa con ayuda de un rodillo y luego enrollarla haciendo un cilindro.

Poner sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado y dejar fermentar durante 2 horas o hasta que doble su volumen.

Pintar con huevo y añadir por encima almendra laminada sin tostar y azúcar perlado, cuya elaboración se explica a continuación.

Hornear durante 20 minutos a 190º C.

Del azúcar perlado:

Mezclar en un bol el azúcar con el agua hasta conseguir una pasta compacta. Hacer una bola. Presionar muy bien para que no se deshaga. Dejar secar un rato.

Extender papel vegetal en una bandeja y, con un rallador, rallar la bola para que las pequeñas porciones de azúcar caigan sobre el papel.

Dejar secar a temperatura ambiente unas horas. mejor hacerlo de un día para otro.

Desgranar el azúcar que haya quedado pegado y guardar en un tarro de cristal.

De la crema de mascarpone con Grand Marnier:

Colocar el mascarpone en un bol. Condimentar con la ralladura de la piel de naranja y aromatizar con el licor Grand Marnier. Mezclar con un batidor para suavizar la crema.

Por separado, en otro bol, verter la nata líquida fresca con batidora eléctrica o planetaria. Empezar a batir la nata. Cuando esté semibatida, añadir poco a poco el azúcar glas. Seguir batiendo hasta que la mezcla quede espumosa.

En ese punto, agregar la crema de mascarpone y mezclar suavemente los dos compuestos con una espátula para no quitar la crema.

Con las cantidades utilizadas salen dos roscones para seis personas cada uno.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts más recientes