Arroz, Manchega, Merienda, Postres, RECETAS

ARROZ CON DUZ

Este arroz con duz es un postre muy antiguo y por supuesto manchego, concretamente de la provincia de Ciudad Real. «Duz» es uno de los vocablos que los lugareños utilizaban para definir algo dulce.

Este maravilloso arroz no lleva leche sino agua. Es probable que la causa fuera porque tradicionalmente en La Mancha el ganado era fundamentalmente cabras y ovejas pero no vacas, por lo que los postres con leche eran más bien escasos.

Hoy os dejo medidas pero eso me ha costado un montón. Esta receta es de mi abuela, luego de mi madre, de mis tías pero ninguna de ellas repararon en usar los gramos. Utilizaban las cucharadas, los vasos y los cazos como medidas. Una receta tradicional perdida y rescatada muy propia de la Semana Santa.

Como siempre os digo, estas recetas son humildes en cuanto a ingredientes pero sensacionales en cuanto a sabor. Parece ser que la canela y el azúcar que sobraba de hacer las torrijas se aprovechaban para decorar el plato. Definitivamente no se desperdiciaba nada.

Por último deciros que se sirve bien fresquito, en un gran plato hondo en el centro de la mesa. Cada comensal da cuenta de su ración comiendo todos del mismo plato.

INGREDIENTES

  • 1 corteza de limón
  • 1 palo de canela
  • 1 corteza de naranja
  • 60 g de aceite de oliva
  • 1/2 kg de arroz de grano redondo
  • 1,5 l de agua + lo que necesites
  • 1/2 kg de azúcar blanco
  • Canela en polvo

ELABORACIÓN

Poner a calentar el aceite sin que coja mucha temperatura. Aromatizar con las cortezas de naranja y limón.

Poner a hervir el agua y echarle el aceite frito aromatizado con los cítricos. Añadir uno o dos palos de canela. Dejar unos 3 minutos y retirar las cortezas y la canela (tienes la opción de dejarlos y de encontrártelos luego en el arroz).

Colocar en otro cazo el azúcar a caramelizar, sin mover el cazo para que no cristalice. Añadir con cuidado el agua aromatizada con el aceite de cítricos. Cuando el agua empiece a hervir y una vez se haya deshecho el caramelo, echar el arroz y remover para que no se pegue con el azúcar. Bajar el fuego. En este punto se puede añadir más agua para evitar que el arroz quede seco.

Cuando el arroz esté hecho (no «al dente»), aproximadamente después de 30 minutos, dejar reposar durante 1 minuto más o menos y volcar en platos o cuencos.

Espolvorear con canela y decorar con la piel cocida de los cítricos y el palo de canela.

Poner a enfriar en el frigorífico en los recipientes tapados con papel film.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *