PANECILLOS DE CEBOLLA

Hoy os traigo unos panecillos de cebolla. Me encanta trabajar la masa y la levadura. Se nota ¿verdad?

La cebolla les da un aroma y sabor espectacular a estos panecillos. Están deliciosos y a mí, personalmente, me gustan calentitos.

INGREDIENTES:

  • 125 g de harina de fuerza
  • 125 g de harina floja
  • 100 g de cebolla
  • 15 g de mantequilla
  • 5 g de sal
  • 115 ml de agua
  • 12 g de levadura fresca
  • Nata líquida
  • Semillas de chía
  • Queso manchego rallado

ELABORACIÓN:

Cortar y picar la cebolla finamente. Pochar con la mantequilla sin que se dore.

Una vez esté fría la cebolla, amasar todos los ingredientes mezclándolos con un robot de cocina o dándoles forma de volcán si se hace a mano.

Amasar durante 5 minutos o hasta obtener una masa elástica que se despegue de las paredes del robot o de la superficie sobre la que estemos amasando. Dejar reposar durante 10 minutos. 

Dividir la masa en porciones, darles forma redondeada y achatar un poco. Humedecer con agua y dejar fermentar durante media hora. 

Precalentar el horno a 180º C.

Pincelar cada panecillo con la nata líquida y espolvorear queso rallado manchego y semillas de chía por encima. Cocer hasta que se dore. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las porciones. Por ejemplo, para una pieza de 50 g necesitaremos 20 minutos de cocción.

 

Ya sólo queda disfrutar de estos deliciosos panecillos.

 

MEJILLONES AL AROMA DE JENGIBRE CON SALSA DE PISTACHOS Y ALBAHACA

No hay nada más fácil y agradecido que un aperitivo o entrante de mejillones. Son nutritivos y deliciosos y te solucionan igual una comida que una cena. Lo mismo un día de diario que un festivo.

Hoy os traigo una manera algo diferente de hacerlos y estoy segura que repetiréis.

INGREDIENTES 

Mejillones:

  • 1 kg de mejillones de roca
  • Jengibre fresco
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra

Salsa:

  • Un puñado de pistachos pelados
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • Sal y pimienta
  • Una lima o un limón

ELABORACIÓN

Mejillones:

Poner en una olla alta (si es posible con tapa de cristal) un chorrito de aove y calentar, echar el ajo y dar un par de vueltas, retirar del fuego y añadir los mejillones bien lavados y sin pelillos.

 

Rallar un poco de jengibre y remover bien el aceite del ajo con los mejillones. Tapar y cocinar hasta que suba el vapor, apagar el fuego y dejar tapado durante 5 minutos.

 

Salsa:

Triturar los pistachos con la albahaca, una pizca de sal, aove y pimienta molida. (No triturar mucho). Reservar.

PRESENTACIÓN

Quitar una de las cáscaras del mejillón. Disponerlos en un plato o fuente y rociarlos con la salsa y unas gotas de lima/limón.  

PIZZA PUTTANESCA

Esta pizza puttanesca está inspirada en una «salsa» para espaguetis de la zona de Nápoles que yo he osado convertir en pizza.

El origen de estos espaguetis está en una historia apasionante. Era costumbre que las prostitutas napolitanas prepararan este plato entre cliente y cliente sobre todo en un local de comidas de la ciudad que era a la vez un burdel.

INGREDIENTES

Relleno:

  • Tomate triturado de bote
  • Mozzarella de Búfala
  • Aceite de oliva con aroma a ajo negro
  • Anchoas en aceite
  • Aceitunas negras sin hueso
  • Albahaca fresca

Masa:

  • 250 g de harina de fuerza.
  • 1 g de levadura fresca
  • 150 ml de agua
  • 6 g de sal

ELABORACIÓN

Precalentar el horno a 250°C durante 30 minutos.

Poner la harina en un bol y añadir la levadura a trocitos, mezclar con los dedos, incorporar media medida de agua, empezar a mezclar con las manos, ir incorporando el resto del agua y la sal y seguir mezclando.

Amasar la mezcla durante 5 minutos, reposar y volver a amasar durante 12-15 minutos más. Dejar reposar durante 10 minutos más en el bol tapado con un trapo. Si observamos que no está lisa, volver a amasar y reposar 30 minutos más.

Cortar en 2 porciones de 100 g aproximadamente cada una. Sellar boleando cada porción.

Coger un tuper alargado y alto. Colocar las dos bolas en la tapa del tuper y taparlas con el propio tuper boca abajo. Así será más fácil sacarlas sin desgasificar demasiado.

Dejar 2h a temperatura ambiente y 24h en el frigorífico. Observaremos que duplicarán o triplicarán su tamaño.

Extender la masa sobre una superficie enharinada. Si no sois expertos una manera fácil de hacerlo es dándole forma con el bol.

Una vez colocada la masa sobre la bandeja de horno, rellenar con todos los ingredientes salvo las anchoas, las aceitunas y la albahaca e introducir en el horno en su parte más baja. Contar 7 minutos o hasta que esté dorada la base.

Cambiar la posición de la bandeja y ponerla en la parte superior del horno hasta que se dore el “cornicione”.

Una vez fuera del horno decorar con las anchoas, las aceitunas y la albahaca fresca de primera calidad.

Y ya está lista para servir y disfrutar.

TIRAMISÚ CLÁSICO

El tiramisú es una de las recetas dulces más conocidas de la cocina italiana. Se ha hecho muy popular en muchos otros lugares del mundo como en nuestro país. 

Es un postre muy fácil de preparar y un buen recurso si no tienes mucha idea repostera. Eso sí, los ingredientes tienen que ser de primera calidad ya que no todo vale para hacer un delicioso Tiramisú.

Éste es el clásico, hecho solamente con las yemas de los huevos y sin licor. Hoy en día hay gran cantidad de variedades, de hecho hay quien sustituye el mascarpone por otro tipo de queso y le añade nata montada. Incluso hay Tiramisú de fresas o de té matcha.

Os invito a que lo hagáis en casa. Estoy segura que repetiréis una y otra vez.

INGREDIENTES

  • 200 ml de café expresso frío
  • 150 g de «savoiardi» (bizcochos)
  • 70 g de yemas de huevo (4 yemas)
  • 90 g de azúcar
  • 250 g de mascarpone 45% MG (cuánto más graso, mejor)
  • 40 g de cacao puro soluble

PREPARACIÓN

Hacer un café expresso. Dejar enfriar. Empapar los savoiardi en el café sólo durante 3 segundos para que no se rompan. Reservar en un plato.

Batir las yemas con el azúcar hasta que se observe que la mezcla tiene un color claro tirando a blanco. Añadir el mascarpone y mezclar.

Montar en copas de la siguiente manera: colocar en el fondo los savoiardi partidos, luego una capa de la crema de mascarpone, huevo y azúcar ayudándonos de una manga pastelera. Encima otra capa de savoiardis y otra de la crema. Acabar espolvoreando cacao amargo por encima.

Guardar durante una hora y media en el frigorífico antes de servir.

 

 

BROCHETAS DE POLLO MARINADO CON SALSA SATAY

Estas brochetas de pollo marinado con salsa Satay son un plato clásico de la gastronomía del sudoeste asiático.

Se pueden preparar con diferentes tipos de carne. Yo me he decantado por el pollo ya que suele gustar a todo el mundo y al ser una carne blanca los aromas de especias, soja y cítricos le dan más intensidad.

Este plato se complementa con la salsa Satay cuya composición principal es la mantequilla de cacahuete. La combinación da como resultado un tándem perfecto.

Así, el resultado es un explosivo sabor a Oriente lleno de exotismo y de un delicioso sabor.

INGREDIENTES

Pollo:

  • 500 g de pechuga de pollo troceada
  • Aceite de oliva virgen extra para la plancha
  • Cilantro para decorar

Marinado:

  • 50 g de crema de cacahuete 100% natural y casera
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de harina de maíz
  • 1/4 de taza de leche
  • 2 cucharadas de cebolla muy picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/4 de taza de agua
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • El zumo de 1/2 limón
  • Una pizca de curry, comino, cúrcuma y pimienta
  • Jengibre fresco rallado
  • Una pizca de sal

Salsa Satay:

  • 2 cucharadas de crema de cacahuete 100% natural
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • Una pizca de pimentón picante
  • 2 cucharadas de nata para cocinar
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de sal y pimienta

ELABORACIÓN

Mezclar todos los ingredientes del marinado en un bol y, cuando estén bien integrados, volcar el pollo y dejar reposar en el frigorífico durante una hora, tapado con papel film.

Ensartar los trozos de pollo marinado en brochetas y cocer a la plancha a fuego medio-bajo con un chorrito de aceite de oliva. Emplatar.

Salsa:

Mezclar todos los ingredientes de la salsa Satay, poner en un bol y decorar con cilantro picado.

Y ya tenemos este delicioso plato listo para disfrutar.

 

PIZZA CON BASE DE COLIFLOR

Esta pizza con base de coliflor o «coli-pizza» es una forma saludable y diferente de preparar una pizza. Si os gustan las pizzas pero no las calorías, aquí tenéis vuestra pizza ideal.

El llevar una base de coliflor y no incorporar harinas la convierten en una receta muy ligera y apta para diferentes dietas tales como las exentas de gluten o las bajas en carbohidratos.

Además debemos tener en cuenta que la coliflor es una verdura con muchísimas propiedades y beneficios para nuestra salud. Esta es una alternativa que no os va dejar indiferentes.

 

INGREDIENTES

Base:

  • 250 g de flores de coliflor
  • 30 g de harina de almendras
  • 30 g de queso parmesano rallado
  • 1 huevo
  • Un diente de ajo
  • Sal

Relleno:

  • 250 g de queso mozzarella
  • Tomare triturado
  • Espinacas baby
  • Tomatitos
  • Cebolla rehogada
  • Cebolla cruda
  • Olivas negras
  • Aceite de oliva virgen extra o AOVE con aroma a albahaca
  • Zanahoria
  • Orégano

ELABORACIÓN

Con la coliflor previamente lavada y secada, triturar con un procesador de alimentos hasta conseguir una textura fina. Ponerla en una sartén con el fuego medio e ir removiendo. El vapor de la humedad que tiene se va liberando. Vigilar que no se retueste. Este proceso puede durar unos 10-15 minutos. Dejar enfriar.

Disponer en un recipiente. Añadir la harina de  almendra, el queso parmesano, el huevo, el ajo bien machacado y una pizca de sal. Mezclar todo muy bien hasta tener una masa homogénea. Extender dándole forma circular en una bandeja de horno con papel sulfurizado.

Precalentar el horno a 180°C. Hornear durante 20 minutos, o hasta que la masa esté seca al tacto. Esperar un poco a que se enfríe y extender los ingredientes del relleno.

Hornear unos minutos más hasta que la mozzarella se haya derretido y los bordes estén crujientes.

Dejar enfriar servir en la misma sartén o en plato. 

TORTITAS DE CALABAZA CON COBERTURA DE CHOCOLATE

Estas tortitas de calabaza con cobertura de chocolate son una alternativa deliciosa y saludable para una merienda por ejemplo.

Un poco diferentes a los «pancakes» tradicionales, son ideales para introducir verduras en los postres. En este caso se han acompañado de cobertura de chocolate y frutos secos.

También se pueden hacer saladas. No hay más que prescindir del chocolate y presentarlas acompañadas de jamón y queso, por ejemplo.

En nuestro caso, la calabaza representa un gran aporte de fibra y agua y un bajo contenido en calorías.

Esta receta es muy fácil y rápida de elaborar por lo que no tienes excusa para no hacerla. Es ideal para una merienda con niños que devorarán las tortitas sin piedad.

INGREDIENTES

Tortitas:

  • 100 g de calabaza asada
  • 30 g de harina de almendras
  • 10 g de almidón de patata
  • 1 huevo tamaño «L»
  • Aceite de oliva virgen extra

Cobertura:

  • Chocolate negro para fundir
  • Pistachos
  • Almendras 
  • Frambuesas

ELABORACIÓN

Triturar todos los ingredientes de las tortitas. Guardar la masa en la nevera tapada con papel film.

Precalentar una sartén antiadherente o «crepera» a media temperatura. Engrasarla con aceite de oliva virgen extra ayudados por un pincel.

Una vez haya reposado 10 minutos en la nevera, añadir dos cucharadas de la masa y procurar que se haga una forma redonda. Esperar a que salgan una burbujitas y empiece a cuajar. Dar la vuelta con cuidado y dejar que se cuezan unos minutos más.

Continuar con el mismo proceso hasta que se acabe la masa. Dejar que se enfríen.

Fundir con cuidado el chocolate en el microondas y tirarlo por encima. Dejar que se enfríe y decorar con los frutos secos machacados a mortero y las frambuesas.

Otra opción es comerlas calientes o templadas.

 

HUMMUS DE GARBANZO Y ALMENDRA CON PIMENTÓN AHUMADO

Sin duda ésta es una de las mejores recetas de Hummus que he probado. No sólo es rápida y fácil, también es deliciosa y super saludable. Y te aseguro que una vez que la hagas, no la volverás a comprar hecha.

La verdad es que me encanta el hummus, no sólo como entrante, sino también como acompañamiento de otros platos. Es el compañero perfecto y equilibrado.

El hummus es una receta clásica del Medio Oriente y del Mediterráneo, hecho principalmente de garbanzos, thahini, limón y sal.

Hoy en día puedes encontrar hummus ya preparado de cualquier legumbre, pero nada que ver con el que podemos hacer en casa.

Todos sus ingredientes son muy básicos y solemos tenerlos en nuestra despensa, así que no hay excusa.

 

INGREDIENTES

  • 200 g de garbanzos cocidos
  • 60 g de almendras tostadas con aroma a pimentón ahumado
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • Agua mineral para aligerar la crema
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 2 cucharadas de salsa tahini
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de un limón
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Escurrir los garbanzos. Si son en conserva pasar por agua primero. Quitar el germen al diente de ajo. 

Poner todos los ingredientes excepto el agua en un robot de cocina o procesador de alimentos y triturar a máxima potencia. Dejar reposar unos segundos y volver a triturar hasta conseguir una crema homogénea y densa. Echar un poco de agua y volver a triturar. Si es necesario añadir un poco más de agua ( cuidado de no pasarse con el agua, podría quedar demasiado ligera).

Adornar con almendras machacadas y pimentón.

Acabar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Servir en un cuenco y acompañar de pan de pita.

LUBINA CON CREMA DE COLIFLOR Y FALSO CUSCÚS DE MENTA Y PISTACHOS

Este plato de lubina es ideal para disfrutar del sabor, la calidad y la textura del Atlántico.

La lubina que, gracias a Aquanaria, elaboraremos en esta ocasión es de una calidad indescriptible, con una carne firme y una grasa infiltrada libre de contaminantes. Ha sido cuidada durante cuatro años en el Océano Atlántico teniendo en cuenta su alimentación y protegiéndola de depredadores.

Esta receta es cardiosaludable y, además, admite variantes que hacen que incluso con el mismo producto principal puedas tener elaboraciones muy distintas y variadas.

INGREDIENTES:

  • 2 lomos de lubina Aquanaria.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (30 ml).
  • ½ coliflor (300 g).
  • ½ vaso pequeño de leche entera (50 ml).
  • Sal y pimienta.
  • Nuez moscada.
  • 1 puñado de pistachos (40 g).
  • 1 ramillete de menta.
  • Unas gotas de zumo de limón.
  • 1 vaso de cuscús de coliflor o falso cuscús (200 g).
  • Aceite de oliva con aroma de ajo negro.
  • Pistachos y hierbabuena para decorar.
  • Tierra de ajo negro (opcional).

ELABORACIONES:

Falso cuscús de coliflor

Coger 150 g de coliflor. Retirar el tronco central dejando sólo las flores. Lavar con agua fría y escurrir. Reservar el tronco para la crema.

Triturar con un rallador o con un robot de cocina. Debe quedar una textura parecida a la sémola del cuscús o a los granos de arroz.

Ponemos a hervir en una olla, que disponga de accesorio para cocinar al vapor, con unos centímetros de agua en su fondo. Colocar el cuscús sobre la rejilla de la vaporera con una gasa encima para que absorba el exceso de vapor. Salpimentar, echar unas gotas de zumo de limón, tapar y cocer al vapor durante 5 minutos.

Levantar la gasa por las cuatro puntas para no quemaros. Volcar el cuscús en un cuenco y reservar.

Pelar los pistachos y quitar la piel exterior. Machacar con un mortero (sin que queden muy machacados) para conseguir una textura crujiente.

Lavar la menta o hierbabuena y secar ligeramente con papel de cocina (desechar las ramas). Picarla bien.

Reservar en un bol.

Poner en una sartén antiadherente un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente echar el falso cuscús de coliflor reservado y darle sólo vuelta y vuelta para que quede “al dente”.

Mezclar el falso cuscús con los pistachos y la menta picada. Probar por si hay que rectificar y reservar.

Crema de coliflor

En un cazo, cocer 150 g más de coliflor en abundante agua con un poco de sal hasta que esté bien tierna.

Sacar la coliflor del cazo y triturarla bien en batidora potente o robot de cocina. Añadir un poco de agua de cocción y la leche entera. Seguir triturando hasta conseguir la textura deseada. Si es necesario añadir un poco más de agua de cocción hasta que quede una crema fina.

Rectificar de sal y pimienta. Añadir un chorrito de aceite de oliva y la nuez moscada. Reservar.

Lubina

Cocinar los lomos de lubina a la plancha con un hilillo de aceite de oliva virgen extra -también se puede hacer al horno durante 10 minutos a 180ºC-. Previamente los habremos salpimentado.

PRESENTACIÓN:

Elegimos una bonita vajilla donde resalte nuestra lubina.

Extender una cucharada generosa de la crema de coliflor y aplastar un poco. En el hueco central colocar el falso cuscús. Añadir un chorrito de aceite de oliva con aroma de ajo negro y encima extender el lomo de lubina con la piel hacia arriba.

Adornar con la menta o hierbabuena, los pistachos y tierra de ajo negro.

TIMBAL DE BACALAO AJOARRIERO CON MANZANA A LA PLANCHA Y CAVIAR ALBINO

Con este plato he intentado hacer una fusión entre Oriente y Occidente, sobre todo en la búsqueda de los orígenes gastronómicos de mi tierra. Y es aquí cuando os preguntáis ¿Qué tiene que ver el caviar con La Mancha?. Pues no es que la relación sea muy estrecha pero existe.

Aquí tenéis un fragmento de un banquete campestre de Sancho, de «El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha» de Miguel de Cervantes. «….Todos traían alforzas, y todas, según pareció venían bien proveídas…. Pusieron así mismo un manjar negro que dicen que se llama cavial -caviar- y es hecho de huevos -huevas- de pescado, gran despertador de la corambre -sed-….»

Así que me he puesto manos a la cocina y os he preparado este ajoarriero suavizado con nata y miel, con base de manzana a la plancha, aroma de bacalao ahumado y coronado con Caviar Albino. Una combinación perfecta de sabor y textura, os lo aseguro.

El Caviar Albino es un regalo de la naturaleza, es muy escaso y raro. Sólo se dispone de 7-8 g a lo largo de todo un año. El Beluga Albino surge de la evolución natural debido a la falta de melamina en las huevas durante la fase de desarrollo del esturión.

Increíblemente delicioso y con un intenso sabor yodado. Dicen que durante el siglo XX fue el favorito del Shah de Irán y que nunca faltaba en su mesa, cuando encontraban dicha especio claro.

Gracias a Caviar Sos, la Casa del Caviar en España que dispone de la mejor selección de variedades de caviar en el mundo.

INGREDIENTES

  • 250 g de patatas (peso ya sin piel)
  • 250 g de bacalao desalado
  • 100 de bacalao ahumado
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 15 g de nata ligera
  • 15 g de miel
  • Sal y pimienta
  • Caldo de cocción del bacalao
  • 1 manzana «Red delicious»
  • Caviar Albino de Caviar Sos

ELABORACIÓN

Pelar las patatas. Cocer a fuego medio durante 25 minutos con un poco de sal y con las patatas justo cubiertas de agua. Sacar y reservar.

En el mismo cazo y sin cambiar el agua de cocción de las patatas, escaldar el bacalao durante 5 minutos. Sacarlo con una espumadera, quitarle la piel y las espinas si las tiene. Desmenuzar y reservar. Colar el caldo de cocción. Reservar también.

Pelar el diente de ajo y quitar el germen. Poner en una sartén un chorrito de aceite de oliva y una vez caliente, darle vuelta y vuelta al ajo, con fuego bajo para que no se dore demasiado.

Majar en el mortero el ajo frito, las patatas y el bacalao integrando los ingredientes en una pasta. Añadir un poco de caldo, la nata y la miel. Mezclar bien y salpimentar.

Cortar la manzana en rodajas finas con la piel utilizando una mandolina. Quitar el centro con descorazonador. Pincelar una plancha con aceite de oliva, echar las rodajas de manzana, dar vuelta y vuelta a cada una. Reservar.

EMPLATADO

Poner una base de manzana, distribuir el ajoarriero y colocar unos trocitos de bacalao ahumado sobre el timbal. Acabar con unos toques de Caviar Albino, un chorrito de aceite y miel.