TORRIJAS

¡¡Ah las torrijas!! Se dice que en la antigua Roma ya había constancia de este sencillo y humilde manjar pero tuvieron que pasar algunos siglos para que se popularizara.

Inicialmente fueron de vino que no era perecedero. A pesar que en algunos lugares todavía se hacen de vino, las más frecuentes son las de leche. Son energéticas y en la Cuaresma se comían por su efecto saciante como sustitutivo de la carne.

Screenshot_20200226_212554

Podemos incluirlas en la “cocina de aprovechamiento”. Cada año se tiran a la basura millones de toneladas de pan, una triste cantidad de este producto que realmente podemos aprovechar para elaborar infinidad de recetas como por ejemplo estas maravillosas torrijas.

La verdad es que son pura delicia y tradición. ¿Quién puede resistirse a darles un buen bocado?

INGREDIENTES

Para las torrijas:

  • 1 barra grande (de 1/2 kilo) de pan del día anterior (puede ser pan especial para torrijas, pero no es imprescindible).
  • 1 litro de leche.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 2 ramas de canela.
  • 1 vaina de vainilla.
  • La piel de un limón.
  • 3 ó 4 huevos.
  • Aceite de girasol.

Para el rebozado:

  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 2 cucharadas de canela en polvo.

PREPARACIÓN

Cortar el pan en rebanadas gruesas. Batir los huevos y dejarlos apartados en un bol. Calentar la leche en un cazo con la piel de limón, la canela y el azúcar. Rascamos bien la vainilla y se la incorporamos junto con la piel a la mezcla. Infusionamos todo y dejamos atemperar.

Empapar bien las rebanadas de pan – a mí me gusta ir dejándolas en una rejilla para que suelten el exceso de leche -. Se pasan las rebanadas de pan húmedas por huevo batido. Calentamos el aceite y las vamos friendo con cuidado .

Las sacamos, las colocamos sobre un papel absorbente y seguidamente sobre un plato las rebozamos en una mezcla de canela y azúcar, y listas para comer.

¡¡A disfrutar de este delicioso manjar!!

Screenshot_20200226_200846

HOJALDRE DE CAMEMBERT CON FRUTOS ROJOS Y MOUSSE DE PISTACHOS

Hoy os traigo una receta que todos conocemos y que hemos hecho en casa más de una vez, no sólo por socorrida y fácil de hacer sino porque, además, está deliciosa. Será un éxito seguro entre nuestros invitados.

Screenshot_20200215_192541

En esta ocasión he utilizado un delicioso mousse de pistacho. Los pistachos con los que se ha elaborado son de excelente calidad y de una procedencia inmejorable. Son de La Mancha, concretamente de Socuéllamos, cómo no. ¿Verdad?.

El mousse de “Thoth Alimentación” se presenta con un embalaje en forma de pirámide guardando las proporciones de la pirámide de Keops y esto asegura que la estructura molecular del alimento sea perfecta.

Con estas premisas y teniendo en cuenta que es un producto 100% natural os aseguro que, de ahora en adelante, no va a faltar en mi despensa.

INGREDIENTES:

  • Una lámina de hojaldre con mantequilla (preferiblemente redonda. Si es rectangular se hace la circunferencia con un cuchillo).
  • Una porción de queso Camembert de 250 g.
  • Una tacita de frutos del bosque frescos o congelados.
  • 4 cucharadas de mousse de pistachos.
  • 2 cucharadas de cebolla caramelizada.
  • 1 huevo batido con un pelín de nata.

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º.

Ponemos papel sulfurizado en una bandeja de horno. Colocamos encima el hojaldre y sobre él, el queso Camembert.

Le damos al hojaldre forma redonda, si no la tiene. Hay que dejar suficiente espacio para cubrir el queso por completo. Hacemos ocho cortes radiales desde el trozo de queso hacia fuera.

Rellenamos con la cebolla caramelizada, los frutos rojos y el mousse de pistachos.

Vamos envolviendo el queso con las tiras de hojaldre que hemos hecho. El queso debe quedar cubierto y bien cerrado.

Pintamos la superficie con huevo batido y nata.

Horneamos arriba y abajo a 200º durante 20 minutos o hasta observar que está doradito.

Podemos añadir más mousse entre capa y capa de hojaldre, a elección. Y ya tenemos listo nuestro “Hojaldre de Camembert con frutos rojos y mousse de pistachos”.

Servimos caliente.

CRÊPES DE ESPINACAS Y DE MORCILLA

Bonjour mes amis !!! Hoy es “La Candelaria”, estamos ya a 2 de febrero y en  Francia se celebra “La Chandeleur”, es el día de las CRÊPES y hay que invitar a todos a compartirlo.

IMG_20200202_083726_936

La tradición francesa dice que en esta noche se tienen que comer las crêpes que se han preparado durante el día.

¿Sabíais que las crêpes son originarias de la región de La Bretaña? En la actualidad es un plato que se consume a diario en toda Francia.

Hoy os traigo unas crêpes “a mi manera”: crêpes de espinacas y de morcilla.

MASA DE LAS CRÊPES

Ingredientes:

  • 100 g de harina de trigo o integral.
  • 2 huevos.
  • 275 ml de leche desnatada o bebida vegetal.
  • 25 g de mantequilla o aceite de oliva suave.
  • Una pizca de sal.

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes y triturar bien con el brazo minipimer. Dejar reposar en la nevera durante una hora.

Poner un poco de aceite o mantequilla con brocha para pincelar una sartén antiadherente o una crepera.

Echamos un cacito de la mezcla y con movimiento circular repartimos la masa por toda la sartén. Dar la vuelta con una espátula y poner en un plato.

Del mismo modo hacer las siguientes y así sucesivamente, colocándolas una encima de otra. Reservar.

RELLENO DE LAS CRÊPES DE ESPINACAS

Ingredientes:

  • 200 g de espinacas.
  • Un chorrito de miel.
  • Una cucharada colmada de ricotta.
  • Una cucharada de cebolla caramelizada y otra de tomate caramelizado.
  • Un puñado de piñones.
  • Aceite de oliva.
  • Sal, ajo en polvo y cominos.

Elaboración:

Desmenuzamos y sofreímos todos los ingredientes, menos el queso ricotta que se le añade al final. Rellenamos la crêpe.

CRÊPES DE MORCILLA

Ingredientes:

  • 3 morcillas de unos 200 g entre las tres.
  • Una cucharada colmada de ricotta.
  • Una cucharada de cebolla caramelizada y otra de tomate caramelizado.
  • Un puñado de piñones.
  • Sal, aceite de oliva y pimienta.

Elaboración:

Quitamos la piel a las morcillas, las desmenuzamos y ponemos en la sartén con un poco de aceite, rehogamos y añadimos el resto de ingredientes excepto el queso ricotta que se lo echaremos al final. Rellenamos las crêpes y…… listas para comer!!!!

CAKE BALLS

¡Mirad qué bolitas más deliciosas! Parecen trufas de chocolate pero en realidad no lo son. Son bolitas de bizcocho -cake balls-, super tiernas e irresistibles, os lo digo yo.

Screenshot_20200126_014646

Las cake balls son originarias del sur de Estados Unidos. Sobretodo en los meses de otoño, es muy habitual ver estas cake balls en las mesas dulces y en los eventos más divertidos incluso en cumpleaños y bodas. Además se consolidan como una propuesta muy atractiva para cualquier ocasión y mesa.

Su origen se debe a que, en las pastelerías, para aprovechar los retales de bizcocho que quedaban del día anterior, desmigaban estos retales, los mezclaban con queso y chocolate y les daban estas formas esféricas.

Son un tentempié perfecto para esas horas en las que necesitas subir los ánimos. Las puedes hacer con restos de bizcocho, turrones y tabletas ya empezadas de chocolates varios. Cosas que sueles tener en la despensa habitualmente.

No hay mejor manera de hacer unos  dulces de aprovechamiento. Podéis hacerlas tal como os lo cuento a continuación o…. dejar volar vuestra imaginación. ¿Qué me decís, os animáis?

INGREDIENTES:

  • 800 g de bizcocho.
  • 100 g de queso crema.
  • 100 g de turrón de yema.
  • 200 g de cobertura de chocolate negro.
  • 50 g de chocolate blanco.
  • 1 taza de leche.
  • 1 cucharada de miel.
  • 50 g de margarina 100% vegetal con aceite de oliva.
  • 5 cucharadas de cacao soluble.
  • 2 cucharadas de cacao puro.
  • 50 g de coco rallado.
  • Coco rallado para rebozar.
  • Cacao puro para rebozar.

ELABORACIÓN:

Trituramos todos los ingredientes en un robot de cocina o procesador de alimentos. Hacemos una pasta compacta, la metemos en un bol y la dejamos reposar durante 15 minutos en el frigorífico.

Hacemos unas bolitas y las rebozamos, la mitad en cacao y la otra mitad en coco (o a gusto). Podemos también usar frutos secos, té matcha o virutas de chocolate.

Se colocan en un tupper al frigorífico. Y ya están listas para degustar.

Screenshot_20200126_174031

LENTEJAS ESTOFADAS

Hola amigos, hoy esto va de lentejas estofadas. Os voy a contar una breve historia sobre esta peculiar legumbre. Las lentejas en España se asociaron durante mucho tiempo a su consumo en épocas de escasez como la posguerra.

Screenshot_20200120_150149

Siendo una legumbre originaria de Oriente Próximo, actualmente se cultiva y se consume en todo el mundo. Los mayores productores de lentejas en España se encuentran en Castilla-La Mancha y en Castilla-León.

La globalización gastronómica nos ha traído preparaciones de lentejas propias de las culturas orientales. donde se consumen en ensaladas acompañadas de verduras y especias. Pero si hay un plato tradicional en la cocina española son “las lentejas con chorizo”.

Este superguiso que os traigo es el de toda la vida, el que hacía mi abuela, el que hacían vuestras abuelas. Estas son las lentejas que todos recordamos con nostalgia.

Tengo que deciros que las hago “en crudo” como decía mi madre. O lo que es lo mismo, sin sofritos. Son rápidas de hacer y deliciosas así que no tenéis excusa.

¡Ah y las podemos hacer sólo con verduras!.

INGREDIENTES:

  • 300 g de lentejas.
  • 2 chorizos.
  • 1/2 pimiento verde o rojo.
  • 1 cebolla mediana.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 patata grande.
  • 1 zanahoria grande.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Agua.

PREPARACIÓN:

Lavamos las lentejas y las dejamos en remojo durante una hora.

Ponemos en una olla las lentejas, los chorizos previamente pinchados con un cuchillo para que suelten su jugo, la cebolla en cuatro trozos, la patata en otros cuatro, la zanahoria en trocitos pequeños, el pimiento, los dientes de ajo y el laurel.

Añadimos agua a temperatura ambiente hasta cubrir, sobrepasando las lentejas un centímetro más o menos (dependerá de la dureza del agua de cada zona). Es el momento de incorporar la pimienta, el pimentón dulce y el aceite de oliva.

Ponemos el fuego a máxima potencia. Dejamos que se hagan las lentejas a fuego vivo durante 5-6 minutos. Echamos la sal. Bajamos la potencia y seguimos cocinando a fuego medio/lento unos 45 minutos. A partir de los 40 minutos hay que probar  el cocinado porque, dependiendo del tipo de agua, tardará más o menos en estar listo. Dejar reposar y emplatar.

Screenshot_20200121_001105

ALBÓNDIGAS DE BERENJENA Y GARBANZOS EN SALSA DE CHAMPIÑONES Y MIEL CON AZAFRÁN

Hoy os traigo una receta que os va a encantar. ¿Recordáis que hace un tiempo os hice unas albóndigas con soja texturizada? Pues sigo en mi empeño de eliminar la carne de estas sabrosas bolitas. En esta ocasión la he sustituido por legumbres y verduras. Porque la berenjena no sólo vamos a utilizarla en la escalivada o en la musaka por ejemplo, y los garbanzos, no sólo son para el cocido o para elaborar un humus.

IMG_20200116_071437_793

Así que aquí tenéis esta exquisitez: unas albóndigas de berenjena y garbanzos en salsa de champiñones y miel con azafrán. Esta receta está llena de ingredientes muy saludables como son la proteína de la legumbre, las vitaminas de los vegetales y el azafrán.

INGREDIENTES

Albóndigas:

  • 220 g de garbanzos cocidos.
  • 2 berenjenas asadas.
  • 1 cebolla tierna mediana.
  • 40 g de miga de pan.
  • Leche para remojar la miga.
  • 1 huevo.
  • 3-4 cucharadas de pan rallado.
  • Sal, ajo, pimienta y perejil.
  • Harina para rebozar las albóndigas.

Salsa de champiñones:

  • 200 g de champiñones.
  • Zumo de limón.
  • 1/2 diente de ajo.
  • 100 g de cebolla.
  • 25 ml de vino blanco.
  • 100 ml de caldo de ave.
  • 75 ml de nata para cocinar.
  • Aceite de oliva vírgen.
  • Sal y pimienta.
  • Miel con azafrán.

PREPARACIÓN

Albóndigas:

Ponemos en una sartén dos cucharaditas de aceite de oliva y pochamos la cebolla. En la trituradora introducimos los garbanzos cocidos, las berenjenas asadas sin piel, la cebolla pochada, la miga de pan previamente remojada en leche, 1 huevo, 3-4 cucharadas de pan rallado, sal, 1 diente de ajo sin corazón, pimienta y perejil.

Trituramos, volcamos todo en un bol, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar durante una hora en el frigorífico. Una vez transcurrido ese tiempo hacemos bolitas con la masa, las enharinamos y, sobre todo, retiramos la harina sobrante (las bolitas deben quedar con una capa de harina muy fina).

Ponemos en una sartén aceite de oliva, dejamos que se caliente, echamos las albóndigas de cinco en cinco y las freímos a fuego medio hasta que queden doraditas. Apartamos y reservamos.

Salsa de champiñones:

Limpiamos, lavamos y troceamos los champiñones. Les añadimos zumo de limón para que no se ennegrezcan y reservamos.

En una olla antiadherente ponemos aceite de oliva y lo calentamos. Echamos la cebolla troceada y el medio diente de ajo. Dejamos que se poche y cuando la cebolla esté medio transparente le añadimos el vino blanco. Esperamos que reduzca y le añadimos el caldo de ave. Salpimentamos y dejamos que se cocine durante 15 minutos. Le añadimos la nata, esperamos otros 5 minutos y trituramos con robot o minipimer (si queremos que la salsa nos quede más fina la pasamos por un chino).

Es el momento de añadirle a la salsa, las albóndigas. Dejamos que cueza todo junto 15-20 minutos. Al final de la cocción, antes de sacarlo de la olla le incorporamos una cucharada de miel con azafrán. Dejamos reposar unos minutos y servimos.

Screenshot_20200116_182943

CANELONES DE ESPINACAS, RICOTTA Y PIÑONES CON CAVIAR DE ALBAHACA Y ACEITE DE OLIVA

Los canelones son, como ya sabéis, una pasta rectangular muy utilizada en la cocina italiana. Pero curiosamente no es en Italia donde más se consumen, sino en Cataluña. Probablemente debido al intercambio cultural y gastronómico entre Cataluña y el sur de Italia a lo largo de los años.

Screenshot_20200104_003709

Esta vez presentamos unos canelones rellenos de verdura y queso, sin un gramo de carne. Y si además le ponemos un toque de caviar de albahaca y aceite de oliva, lo bordamos, os lo aseguro.

INGREDIENTES

Bechamel:

  • 30 g de mantequilla.
  • 30 g de harina de trigo.
  • 500 ml de leche.
  • Aceite de oliva.
  • Unas hojas de albahaca.
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

Relleno:

  • 12 placas de canelones.
  • 350 g de espinacas baby.
  • 300 g de ricotta.
  • 25 g de piñones.
  • Aceite de oliva.

Para decorar:

  • Queso manchego curado.
  • Unas cucharaditas de caviar de albahaca y aceite de oliva

ELABORACIÓN

Bechamel:

Aromatizamos la leche con albahaca calentándola con unas hojas pero sin que llegue a hervir.

En una sartén ancha se pone un chorrito de aceite de oliva y, cuando esté caliente, se le añade la mantequilla. Cuando se funda la mantequilla se le echa la harina y se deja unos minutos para que se haga pero con cuidado para que no se queme. Todo ello sin dejar de remover.

Se le agrega la leche fría. Comenzamos por 100 ml sin dejar de remover. Añadimos el resto de la leche, salpimentamos y seguimos batiendo para evitar que se formen grumos. Como opción, le podemos añadir nuez moscada.

Cocemos a fuego muy suave durante 15 minutos removiendo de vez en cuando.

Relleno y presentación:

Hervimos las placas según indicaciones del fabricante, escurrimos y reservamos.

Ponemos en una sartén amplia un poco de aceite y tostamos los piñones. A continuación echamos las espinacas, le damos un par de vueltas, le agregamos el queso ricotta, salpimentamos con cuidado y apagamos el fuego.

Podemos trinchar las espinacas pero como son baby se deshacen con facilidad. Dejamos enfriar y rellenamos las placas.

Ponemos tres canelones en un plato y calentamos. Los cubrimos con la bechamel aromatizada, también caliente, y le rallamos queso manchego semi curado.

Con un soplete gratinamos. A continuación decoramos con unas hojas de espinacas baby crudas y caviar de albahaca con aceite. Se le puede añadir pimienta, molida al instante. Servir.

Screenshot_20200104_003750