TORTA DE FRAMBUESAS

La torta de frambuesas es ideal para un desayuno, merienda o postre. Es muy socorrida os lo aseguro, porque además de ser una delicia, es muy rápida de preparar.

Screenshot_20200605_165458-01

Es muy nutritiva y popular en muchos países europeos incluyendo los eslavos en donde es un postre tradicional.

Los nutricionistas recomiendan incluir frutos rojos en la dieta diaria y no es casualidad, debido a los grandes beneficios que aportan a nuestra salud. La frambuesa aporta gran cantidad de reguladores, antioxidantes, vitamina C y ácido fólico. Esta fruta está compuesta por calcio, hierro, potasio y magnesio. Sus propiedades son tan amplias que, antiguamente, se recomendaba tomar una infusión a base de hojas de frambuesa para depurar.

Por todo esto y por lo rica que está, esta delicia va a formar parte de mis postres preferidos.

INGREDIENTES

Bizcocho:

  • 2 huevos.
  • 160 g de harina.
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharadita de pasta de vainilla.
  • Un puñado de frambuesas (75 g).
  • 80 g de aceite de oliva suave.
  • 80 g de azúcar moreno.
  • 8 g de levadura química.
  • 50 ml de bebida de avena.

Jarabe:

  • 50 ml de bebida de avena.
  • Una cucharada colmada de azúcar avainillado.
  • Un chorrito de licor (opcional).

ELABORACIÓN

Bizcocho

Batimos los huevos con la sal. Vamos incorporando el azúcar hasta que quede bien integrado. Incorporamos la bebida de avena y batimos. Seguidamente añadimos el aceite y la vainilla. Tamizamos la harina. La incorporamos y mezclamos bien. Luego la levadura también tamizada previamente y mezclamos.

Volcamos en un  molde cuadrado y bajo, donde habremos puesto en la base papel sulfurizado. Todo untado con aceite o mantequilla.

Colocamos las frambuesas por encima de la masa y espolvoreamos un pelín de azúcar en forma de lluvia.

Una vez precalentado el horno a 180º, horneamos durante 25-30 minutos (el tiempo depende de cada horno).

Jarabe

Mezclamos la bebida de avena con el azúcar y, si os gusta, con el licor (yo le añado ron). Se puede sustituir la bebida de avena por leche.

Esta mezcla se la echamos a la torta cuando aún está caliente.

Dejamos enfriar y desmoldamos.

 

 

 

CREMA DE ZANAHORIA

La zanahoria podría resumirse como la reina de las raíces comestibles. Tiene un gran protagonismo culinario aunque ni en la actualidad ni en tiempos lejanos a gozado de mucho prestigio. Ni se ha consumido en grandes cantidades a pesar de sus muchas y valiosas cualidades.

nfd

Fue un alimento básico de nuestros antepasados, antes de volverse carnívoros y ha tenido grandes defensores como Miguel de Cervantes quién aseguró que “la alimentación de un hombre superior debe ser de frutos y raíces comestibles”.

En la Edad Media se cultivaban variedades moradas y blancas y no fue hasta el siglo XVII, gracias a los injertos, que se consiguió esta tonalidad anaranjada debida a los carotenos, este pigmento natural que el organismo transforma en vitamina.

La crema de zanahoria es una plato increíble y de fácil preparación. Además de tener muchísimas propiedades, está deliciosa.

Es una opción la mar de sencilla, que os saciará y os llenará de energía. La zanahoria contiene una combinación de nutrientes que le dan propiedades protectoras a la piel entre otras cualidades, ya que tiene un elevado contenido en carotenoides como el betacaroteno considerado la vitamina del anti envejecimiento de la piel.

Tiene propiedades anti cancerígenas protectoras de la piel, de las mucosas y de la vista.

Por todo ello entenderéis por qué esta crema forma parte de mi dieta diaria.

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla grande.
  • 5 zanahorias medianas.
  • 1 patata.
  • 1 litro de caldo de verduras ó 1 litro de agua + 1 pastilla concentrada de caldo de verduras.
  • 150 ml de nata líquida para cocinar.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • 2 quesitos (opcional).

PREPARACIÓN:

Echamos aceite de oliva virgen extra en una cacerola y pochamos la cebolla, a fuego medio, durante 5 minutos sin dejar que llegue a tomar color.

Mientras tanto lavamos las zanahorias, retirando y desechando los extremos. Cortamos en rodajas. Pelamos la patata y troceamos. Agregamos la zanahoria, la patata y el caldo a la cacerola. Removemos.

Mantenemos a fuego medio durante 15 minutos o hasta que la zanahoria esté tierna. Trituramos y añadimos la nata líquida. Mezclamos bien.

Servimos inmediatamente.

Screenshot_20200629_081421

BACALAO AL PIL PIL A MI MANERA

El bacalao al pil pil es una de las recetas más tradicionales de la cocina vasca.

Screenshot_20200624_232617

Este plato consiste en una salsa llamada pil pil que se consigue ligando al aceite donde hemos frito el bacalao. El bacalao al freírse suelta una gelatina que ayuda a ligar con el aceite creando una salsa deliciosa. Podemos usar bacalao fresco o bacalao en salazón desalado.

Los ingredientes del bacalao al pil pil son básicamente cuatro: el bacalao, el ajo, el aceite y la guindilla. En este caso yo le añado el pimentón consiguiendo este particular bacalao al pil pil a mi manera.

INGREDIENTES:

  • 4 lomos de bacalao en su punto de sal.
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • 6 dientes de ajo.
  • 2 guindillas.
  • Pimentón de La Vera.

PREPARACIÓN:

Ponemos en una cazuela bastante aceite de oliva virgen extra, “a más aceite más salsa”, sofreímos los dientes de ajo laminados y las guindillas, retiramos y reservamos.

Bajamos el fuego y cocinamos los lomos de bacalao con la piel hacia abajo (pegándolos al fondo de la sartén) durante unos 12 minutos, a fuego muy suave ya que queremos que se “confite”.

Movemos de vez en cuando la cazuela. Sacamos los lomos y reservamos.

Ponemos todo el aceite en una jarrita y lo vamos añadiendo a la cazuela con una mano, ya sin fuego y muy despacito. Con la otra mano cogemos un colador con el que vamos dando vueltas moviendo el aceite. De esta forma logramos emulsionar la gelatina que contiene el bacalao. Ésta no es la auténtica manera de hacer el pil pil pero es rápida y efectiva además de quedar delicioso y de dar una textura muy parecida.

Ya sólo nos queda servir los lomos de bacalao con el pil pil por encima. Adornamos con los ajos y las guindillas. Finalmente espolvoreamos con pimentón de La Vera.

Screenshot_20200624_232640

COCA DE COCO DE SAN JUAN

Empezamos el solsticio de verano y con él llega la mágica noche de San Juan.

dav

Es la más pagana de las fiestas cristianas y su celebración, llena de agua, fuego, música y alegría, la acerca más a un divertido aquelarre que a una festividad religiosa.

Y no se entiende una fiesta sin su ritual gastronómico. Entra en escena la coca, una torta plana y dulce con infinidad de variantes, muy típica en toda la costa mediterránea.

INGREDIENTES

De la crema pastelera de coco:

  • 300 ml de leche de coco.
  • 2 cucharadas de azúcar o edulcorante.
  • 2 cucharadas de harina fina de maíz.
  • Aroma de vainilla.
  • Piel de limón.
  • Una tacita de coco rallado.
  • Canela en rama.

Del prefermento:

  • 95 g de harina de fuerza.
  • 55 ml de leche de coco.
  • 4 g de levadura seca.

De la masa:

  • 120 g de harina.
  • 2 g de sal.
  • 40 g de azúcar.
  • 1 huevo batido a temperatura ambiente.
  • Ralladura de limón.
  • Un chorrito de limón.
  • 40 g de mantequilla.

Para la decoración:

  • Coco rallado.
  • Almendra en láminas.
  • Papaya deshidratada.

ELABORACIÓN:

Crema pastelera de coco

Poner a calentar 200 ml de leche de coco con el azúcar o edulcorante, la canela y la piel de limón. En un vaso metemos los 100 ml restantes y disolvemos en frío la harina fina de maíz. Agregamos a la mezcla anterior removiendo constantemente.

Agregar el coco rallado y seguir removiendo durante unos 10 minutos a fuego suave. Pasar a una manga pastelera y dejar enfriar. Reposar en frío durante unas 4 horas.

Prefermento

Preparar el prefermento 4 ó 5 h antes. Mezclar la leche de coco tibia con la levadura. Dejamos que se active durante 10 minutos, añadimos a la harina y mezclamos sin amasar demasiado durante menos de un minuto.

Colocar en un bol tapado con film y dejar fermentar como mínimo durante 4 horas.

Masa

Mezclar el prefermento con todos los ingredientes de la masa menos la mantequilla y amasar durante unos 6 minutos. Incorporar la mantequilla en daditos y amasar durante 10 minutos más. Si no coge cuerpo para formar una bola, añadir un poco más de harina.

Poner en un recipiente ancho y tapar con un trapo. Dejar levar durante unas 2 horas en un lugar cálido.

Quitar el aire y amasar durante 1 minuto. Estirar la masa con ayuda de un rodillo dándole forma ovalada y dejando un grueso de un poco más de medio centímetro. Ponerla en una bandeja con papel vegetal. Tapar y dejar levar unas 2 horas.

Precalentar el horno a 180º.

Pintar la masa con huevo batido y nata.

Decoración y horneado

Extender la crema de coco con la manga pastelera sobre la masa haciendo líneas oblicuas y formando rombos.

Añadir un poco más de coco rallado, la papaya deshidratada y la almendra en láminas con azúcar.

Hornear durante 25 minutos vigilando que no se queme. Sacar del horno cuando coja color. A los 10 minutos pasar a una rejilla y dejar enfriar totalmente.

PIZZA DE PERAS Y ROQUEFORT CON NUECES Y MIEL

¿Os gusta la pizza? Y a quién no. Y si está hecha con una buena masa casera de fermentación larga con receta de @daniel_jorda, se hace irresistible.

IMG-20200618-WA0001

Pero, aún te lo voy a poner más tentador. Esta es una “pizza de peras y roquefort con nueces y miel”.

INGREDIENTES

Para la biga o prefermento:

  • 100 g de harina de fuerza.
  • 40 ml de agua.
  • 1 g de levadura fresca.

Para la masa:

  • 500 g de harina.
  • 350 ml de agua.
  • 10-15 g de azúcar.
  • 10 g de sal.
  • 25 g de aceite de oliva.
  • 1-2 g de levadura fresca.
  • 140-150 g de biga.

Para el relleno:

  • 2 quesitos.
  • 2 cucharadas de queso crema.
  • 1 cucharada de mostaza de miel.
  • 2 cucharadas de cebolla caramelizada.
  • 2 cucharadas de crema de leche.
  • Hierbas zatar.
  • 3 peras conferencia medianas.
  • Un trozo de roquefort.
  • Unas nueces.
  • Un chorrito de miel.
  • Unos copos de avena.

ELABORACIÓN

De la biga:

Mezclamos bien la harina y el agua. Desmenuzamos la levadura y la homogeneizamos.

Lo ponemos todo en un bol untado en aceite y tapamos con film. Metemos en la nevera durante 24 horas.

De la masa:

Mezclamos bien todos los ingredientes, uno tras otro. Finalmente añadimos la biga a la masa. Integramos bien todos los ingredientes y los dejamos reposar en un bol tapado con film y un paño durante 30 minutos.

Lo volcamos en una superficie limpia y lisa con unos toques de harina. Dividimos la masa y boleamos (haremos dos bolas).

Sacamos al aire y y dejamos fermentar bien tapaditas a temperatura ambiente durante 90-120 minutos.

Sobre una superficie con harina espolvoreada, volcamos y estiramos las masas. Les damos forma circular dejando más finito el centro y más grueso el exterior. Colocamos en una bandeja con papel de hornear.

Del relleno:

Trituramos dos quesitos junto con dos cucharadas de queso crema, una cucharada de mostaza de miel, dos cucharadas de crema de leche y unas hierbas zatar.

Extendemos la mezcla por la superficie de la pizza y cubrimos con las peras cortadas en láminas con piel incluida.

Añadimos el queso roquefort bien repartido, las nueces, la cebolla caramelizada y el chorrito de miel. Espolvoreamos con copos de avena.

Precalentamos el horno a 220º. Metemos la pizza en la parte baja durante 10 minutos  (o hasta que veamos que está doradita la base – pueden ser unos minutos más).

Subir la bandeja a la parte superior del horno y dejar durante 5 minutos más.

Reposar en el horno durante un minuto y sacar.

IMG-20200618-WA0002

TORTIGLIONI CON CREMA DE ESPINACAS Y PESTO DE HIERBABUENA

La pasta con pesto y espinacas es uno de los platos vegetarianos que más me gustan. Además de delicioso, es muy saludable y estoy segura de que va a gustar a toda la familia.

nfd

Tanto las verduras como las legumbres son muy importantes en la alimentación, pero hay veces que no sabemos como y donde incluirlas para que pasen desapercibidas. Este plato de tortiglioni con crema de espinacas y pesto de hierbabuena es una excelente manera de conseguirlo.

Este pesto de hierbabuena es una variante del tradicional de albahaca. Es muy nutritivo y posee un sabor aromático y delicado.

INGREDIENTES (para 4 personas)

Tortiglioni:

  • 250 g de tortiglioni.
  • Sal y agua.
  • Queso manchego para rallar.

Crema de espinacas con queso:

  • 150 g de espinacas.
  • 1/2 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1/4 de litro de caldo de verduras.
  • Medio vaso de nata líquida.
  • Un quesito.
  • Un trozo de queso roquefort.
  • Sal.

Pesto de hierbabuena:

  • Un buen puñado de hierbabuena limpia y sin tallos.
  • Aceite de oliva.
  • Un puñadito de piñones.
  • Sal.

ELABORACIONES:

De la pasta

Cocemos la pasta durante 10 minutos.

De la crema de espinacas

Ponemos el aceite en una cazuela pequeña. Cuando esté caliente echamos el ajo. las espinacas y un pelín de sal. Damos unas vueltas y cubrimos con el caldo de verduras.

Dejamos cocer unos minutos y añadimos los quesos y la nata. Cocemos durante otros 10 minutos y trituramos.

Del pesto

En un recipiente ponemos la hierbabuena, la sal y los piñones. Lo cubrimos todo de aceite de oliva y trituramos la mezcla con una batidora potente.

ELABORACIÓN DEL PLATO:

Ponemos en una cazuela la pasta y la crema. Mantenemos a fuego lento durante 5 minutos. Dejamos reposar con la tapa puesta.

Emplatamos, le ponemos el pesto por encima y le rallamos el queso manchego.

¡¡¡ Y… ya sólo tenéis que sentaros a la mesa !!!

dav

GALLETAS DE ACEITE DE OLIVA

Hoy os traigo estas galletas de aceite de oliva porque, entre otras cosas, habitualmente se habla de galletas de mantequilla pero, y ¿por qué no usar nuestro delicioso aceite de oliva? ¿por qué no volver a la cocina de nuestras madres y abuelas?Screenshot_20200609_231240

Toda la repostería que se ha comido en casa por los siglos de los siglos ha estado elaborada con aceite, nunca con mantequilla.

Lo que aprendí cuando empecé a cocinar y que ya hacía mi abuela, era aromatizar el aceite con limón. Para ello hay que calentarlo con la piel de limón hasta que dora un pelín y pierde el sabor a crudo. Luego se deja enfriar.

Estas galletas de aceite de oliva caseras son facilísimas de elaborar, riquísimas y mucho más sanas que cualquier otra galleta que podamos comprar. Son perfectas para el desayuno o para la merienda, con un buen vaso de leche o solas.

¿Os animáis a hacerlas?

INGREDIENTES:

  • 1 huevo.
  • 180 g de harina.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 75 g de aceite de oliva suave.
  • Una pizca de sal.
  • La piel de un limón.
  • Una cucharada de leche.
  • 60 g de azúcar avainillado.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • Sésamo para decorar.
  • Nata líquida para pintar las galletas.
  • 1 yema de huevo para pintar.
  • 5-10 g de azúcar avainillado para espolvorear.

ELABORACIÓN:

Ponemos el aceite en una sartén. Cuando empiece a calentarse echamos la piel del limón y mantenemos en el fuego durante unos minutos hasta que aromatice pero sin que se dore demasiado.

Retiramos y dejamos enfriar.

Batimos enérgicamente el huevo en un bol con un pelín de sal. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo hasta blanquear. Le echamos la canela, la cucharada de leche y seguimos batiendo. Vamos incorporando el aceite aromatizado y ya frío sin dejar de batir. Tamizamos la harina y la añadimos poco a poco a la mezcla. Cuando esté toda la masa bien mezclada le añadimos la levadura y volvemos a mezclar.

Tapamos el bol con papel film y metemos en la nevera durante 30 minutos.

Espolvoreamos con harina una superficie plana y limpia. Volcamos la masa y la extendemos con un rodillo hasta dejar la masa con 1 cm de grosor. Vamos cortando las galletas con un cortador metálico a la medida que más nos guste. Se van colocando en una bandeja con papel sulfurizado dejando espacio entre ellas.

Pintamos con yema de huevo con un chorrito de nata y le incorporamos sésamo o frutos secos al gusto. Luego espolvoreamos en forma de lluvia un poco de azúcar avainillado.

Precalentamos el horno a 200º. horneamoss las galletas a 180º durante 15 minutos (dependerá del horno y del tamaño y grosor que les demos a las galletas). Vigilar y cuando empiecen a dorarse, apagamos el horno y las dejamos un ratito más dentro.

RAMEN

El ramen es un plato japonés. Si bien cada región de Japón tiene su propia receta de ramen, la preparación básica para todos consiste en usar distintos tipos de fideos japoneses servidos en un caldo preparado.

dav

Aun siendo un plato muy popular en Japón, su origen es chino. Llegó a Japón en momentos de escasez de todo tipo después de la Segunda Guerra Mundial. En su país de origen, China, se tomaba con fideos cortados y con huesos de cerdo salados, nada más simple y barato.

En esta ocasión os he preparado una versión sencilla y casera a base de cerdo, caldo de ave, verduras, setas y fideos de arroz. He acabado acompañándolo de un rico edamame aliñado en aceite de pimentón picante.

Podéis sustituir el caldo de ave por caldo vegetal y el cerdo por tofu. Aunque no será lo mismo, es una opción igualmente deliciosa.

INGREDIENTES

Caldo:

  • 2 litros de agua.
  • 1 carcasa de pollo.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharadita de postre de jengibre.
  • 1 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • Alga kombu al gusto (opcional).
  • Sal.

Ramen:

  • 125 g de fideos de arroz (noodles rice).
  • 500 g de costilla de cerdo
  • Un puñado de setas shiitake (en conserva).
  • 150 g de espinacas.
  • 1 puerro.
  • 4 cucharadas soperas de salsa de soja.
  • 2 cucharadas soperas de sake (vino japonés).
  • 3 huevos cocidos.
  • Cebolleta para decorar.

ELABORACIÓN

Caldo:

Llenamos una olla a presión con agua hasta la mitad. Añadimos la carcasa de pollo ya limpia, el ajo pelado, el jengibre, la cebolla pelada y cortada en tiras no muy delgadas, la zanahoria a trozos, las algas kombu (puedes prescindir) al gusto y la sal. Cocinar durante 45 minutos.

Sin olla a presión serán 4 horas a fuego lento añadiendo un poco más de agua.

Colar, desengrasar, enfriar y reservar.

Ramen:

Ponemos en una cazuela las costillas limpias de grasa y cortadas, con la salsa de soja y el sake. Cocinamos hasta que el sake se haya evaporado. Le agregamos el caldo, que hemos preparado previamente, hasta cubrir. Dejamos que cueza durante una hora hasta que la carne esté tierna.

Si utilizamos olla exprés será durante 1/2 hora.

Si es necesario, podemos agregar más caldo. Echamos el puerro cortado en tiras y bien limpio, las espinacas y las setas shiitake.

Cuando las verduras estén hechas, agregamos los fideos y los cocemos durante 1 minuto.  Dejamos reposar.

Le podemos picar una cebolleta verde. Le añadimos los huevos cocidos partidos en dos mitades.

Servir en bol. Si queremos un sabor más intenso le añadimos un poco más de soja.

nfd

 

 

 

MANTECADOS

Aunque los mantecados se asocien a determinadas épocas del año, la verdad es que son tan ricos que apetecen en cualquier tiempo, lugar y momento.edfEste dulce típico es un habitual en la gastronomía de Castilla-La Mancha donde hay diferentes variantes según los ingredientes con que se aromaticen.

Se dice que en el siglo XVI hubo en Andalucía un excedente de manteca de cerdo y cereales lo que provocó que se comenzaran a hacer estos dulces. Curiosamente se llaman mantecados manchegos cuando su origen es andaluz.

Estos mantecados caseros causan furor en casa  y, no  sé  por  qué, ¡¡¡ siempre hago de menos !!!!

INGREDIENTES:

  • 350 g de harina.
  • 200 g de manteca de cerdo.
  • 2 huevos.
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • El zumo de medio limón.
  • 1/2 sobre de levadura química.
  • Un poco más de harina para el rebozado.
  • Canela y azúcar blanco para rebozarlos.

ELABORACIÓN:

Ponemos la harina en un bol. Batimos los huevos, vamos añadiendo el azúcar y blanqueamos. Incorporamos el zumo del limón y batimos.

Hacemos un volcán en la harina y echamos esta mezcla. Amasamos y agregamos la manteca de cerdo. Integramos bien en la masa y volvemos a amasar. Dejamos reposar durante 15 minutos.

En una superficie plana y no porosa espolvoreamos harina y ponemos la masa encima, le echamos un poco de harina y estiramos con un rodillo dejando una masa de 1 cm de grosor.

Cortamos los mantecados con un molde circular de tamaño pequeño. Los vamos colocando en una placa de horno sobre papel sulfurizado y ligeramente separados unos de otros.

Precalentamos a 180º y horneamos a 150º durante 30 ó 35 minutos (según el horno). La temperatura no debe ser demasiado alta ya que podrían quedar duros.

Sacar del horno y rebozar en azúcar blanco o azúcar glas. Yo también le añado un pelín de canela.

Dejamos enfriar y ya tenemos listos para degustar estos deliciosos mantecados.

 

ENCEBOLLADO DE BACALAO

Hoy os traigo un guiso con clara influencia manchega. Una receta que vi hacer al cocinero manchego Quique Cerro y que me encantó; un encebollado de bacalao.

La verdad es que recuerdo que en casa era una de las recetas cotidianas y, teniendo en cuenta que la abuela de Quique y la mía eran las dos de Munera, ahora me explico las coincidencias. Por cierto ¿sabéis que en El Quijote se menciona el bacalao? En La Mancha, era uno de los pocos pescados que se consumían al poder conservarse en salazón.

nfd

INGREDIENTES:

  • 400 g de lomo de bacalao desalado.
  • 1 cebolla grande.
  • 15 hebras de azafrán.
  • Unos tomates secos.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 hoja grande de laurel.
  • 1/2 taza de vinagre blanco.
  • Harina.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Pimentón.
  • Agua.

ELABORACIÓN:

Molemos en el mortero las hebras de azafrán. Le añadimos una taza de agua caliente y lo pasamos a un vaso. Dejamos infusionar y reservamos.

Cortamos el lomo de bacalao en tres trozos y los pasamos por la harina para sofreírlos ligeramente en una cazuela. Cuando vemos que empiezan a dorarse, los sacamos y reservamos (se terminarán de hacer más tarde con el encebollado).

En el “roux” (harina dorada con el aceite) que nos ha quedado, doramos el ajo cortado en láminas y con mucho cuidado para que no se queme.

Echamos a la cazuela la cebolla que previamente teníamos partida en juliana, removemos y cuando pasan unos minutos bajamos un poco el fuego para que se nos vaya haciendo pero sin dorarse demasiado.

Cuando está pochada la cebolla, añadimos el laurel y los tomates secos previamente puestos en remojo. Damos un par de vueltas para que se integren en el guiso y le ponemos una cucharadita de pimentón dulce. Echamos el vinagre y esperamos que reduzca. Es el momento de agregar la infusión de azafrán.

Dejamos que todos los ingredientes se integren en la salsa y cuando veamos que toma consistencia y que la cebolla está hecha, incorporamos el bacalao sin moverlo mucho. Con la piel hacia abajo, rectificamos de sal y ponemos una pizca de pimienta.

Tapamos unos minutos hasta que haya espesado la salsa y apagamos el fuego.

Y listo para comer.

nfd